Política
Domingo 29 de Abril de 2018

"Me diferencio de Alfredo en que priorizo el debate"

Durante la semana salió a distanciarse públicamente, otra vez, del gobernador. Fue por la ampliación de la Suprema Corte.

Desde que comenzó a trabajar en política, durante la gestión de Julio Cobos, Laura Montero construyó sola su carrera. No recurrió a padrinazgos, ni puso de manifiesto que su padre, Rodolfo, fue secretario de Salud de la Nación de Raúl Alfonsín. No ostentó de galardones, ni recurrió a declaraciones resonantes, más bien se apoyó en sus propio perfil, que algunos consideran mucho más técnico que político.

Esta característica de su modo de actuar le ha traído problemas con el gobernador Alfredo Cornejo, porque ella no tarda en expresar sus convicciones en los medios y las redes, aunque no coincidan con las del titular del Ejecutivo provincial. Tal es así, que durante la semana pasada contradijo al gobernador en su más ansiado deseo: el de ampliar la Suprema Corte de Justicia. A través de su cuenta de Twitter, la vicegobernadora declaró que no es momento para insistir con este proyecto, porque está viciado de sospechas. Cornejo minimizó el asunto, sin embargo, la realidad es que él y la vice tienen diferencias.

Según lo expresa Montero, "me diferencio de Alfredo en que tenemos formas distintas : yo priorizo el diálogo, la deliberación y la búsqueda de consensos".

Si bien no ha sido la única grieta en la relación Montero–Cornejo, sí ha sido de fondo. Montero prefiere hablar de reforma de la Constitución, y no de la Corte. "Mi expresión tuvo que ver con lo que estaba pasando en la Legislatura, porque la verdad, es que esa es mi responsabilidad. Yo quería demostrar que hay otro camino, y que no estábamos tan lejos de conseguirlo", expresó la vicegobernadora refiriéndose a la reforma en la que trabajó.

En la misma perspectiva, y diferenciándose más aún del gobierno, Montero se solidarizó con Marcos Niven, el diputado y presidente del PD, del que el gobernador se distanció porque no quiso votar a favor del proyecto de la Corte. Al respecto, la vicegobernadora expresó: "Entiendo el planteo de Niven. Creo que todo esto tuvo que ver con que sobre el tema de la Corte no se habló en un principio, porque el PD y los demás partidos del Frente nos han acompañado excelentemente bien. Pero en esto no nos habíamos puesto de acuerdo. Yo tengo buen diálogo, incluso con la oposición. Reconozco en Patricia Fadel -la presidenta del bloque PJ en el Senado- una muy buena compañera de trabajo, no sólo ahora, sino también en el Congreso de la Nación".

El punto de quiebre en cuanto a esta iniciativa, fue cuando Juan Carlos Jaliff, presidente provisional del Senado, presentó un proyecto alternativo al de Montero. El suyo tenía 70 cambios puntuales para discutir, y se había consensuado con distintos sectores sociales. El de Jaliff introducía el tema de la reelección del gobernador, aspecto que había que dejar de lado porque es fuente de conflicto cada vez que se pone en agenda.

"Me opuse porque creo que tenemos que demostrar transparencia y que hacemos las cosas bien, sino vamos a perder la aprobación que habíamos logrado después de tantas deliberaciones" dijo y agregó: "Si después vamos a la Justicia por ese proyecto a buscar consenso, los jueces y ministros de la Corte van a querer perpetuarse en el poder, al igual que los que tienen cargos en los organismos de control, como el fiscal de Estado y los miembros del Tribunal de Cuentas, y esos cargos también hay que revisarlos, no deben ser para siempre".

De la técnica a la política

La vice reconoce que cuando ingresó a la arena política, lo hizo con un perfil totalmente técnico. Desde su profesión de ingeniera agrónoma, que había trabajado en territorio, con los productores. Sin embargo, al desarrollarse en ámbitos en los que debía entender, primero de gestión pública, y después de política partidaria, su mirada se fue agudizando.

Tuve que oponerme al vicepresidente Amado Boudou, mis votaciones eran más que nada negativas, primero en temas menos conflictivos, luego todo se puso peor. De 500 proyectos que presenté, sólo me votaron dos: uno declarando el Día del cumpleaños de Lito Nebbia como Día del Rock Nacional, y el otro se trataba de un homenaje a María Elena Walsh", recordó.

En cuanto a integrar la fórmula con Cornejo, Montero explicó que fue por la interna, al obtener los votos suficientes para pelear un espacio de poder, situación muy compleja.

El Próvolo, una prueba de fuego


Para Laura Montero, la prueba más fehaciente de que las instituciones que generan transparencia reciben en respuesta la confianza de la gente, fue la de la denuncia de la comunidad de sordomudos de Mendoza sobre el Instituto Próvolo. Estos se acercaron a la senadora Daniela García, que trabaja con la vicegobernadora, para relatar los casos de pedofilia que curas de la Iglesia Católica habían perpetrado, durante años, a chicos hipoacúsicos.

Lejos de apartarse del caso, la vicegobernadora lo tomó como una causa personal. Acompañó a los denunciantes, se acercó a las víctimas y puso a la Institución que representa a disposición de la gente que había confiado en ella.

Tanto fue así que esta manifestación pública de las aberraciones sucedidas en la escuela católica, llegó al Vaticano y también disparó una serie de testimonios no sólo de Mendoza, sino de la provincia de Buenos Aires -puntualmente del Instituto Próvolo de La Plata- en la que también se interesó la vicegobernadora.

"Todavía me junto con las víctimas, las acompaño cuando tienen que declarar. La verdad es que fue una prueba de fuego, un caso muy difícil, pero lo hicimos convencidos de que era nuestra obligación ocuparnos", manifestó Montero.

Ella fue a la secretaría de Culto para que la Iglesia Católica colaborara con la investigación. La causa está en proceso judicial, después de diversas denuncias que no se tuvieron en cuenta.

Chispazos con el gobernador


1- Paridad de género:

La vicegobernadora ha reclamado por más presencia de mujeres en los lugares de poder. En su cuenta de Twitter volvió a criticar ayer que entre las autoridades del Senado no haya presencia femenina y sugirió que la presidencia del bloque de Cambia Mendoza debe ser ocupada por una legisladora. Mientras, el cornejismo tiene pensadas otras propuestas para presidir la bancada, y todas son masculinas.

2- Críticas al tarifazo:

Durante el primer conflicto por la suba de las tarifas, Montero hizo una seria crítica al Gobierno nacional. Fue en mayo de 2016 e hizo mucho ruido por ser la vicegobernadora de uno de los referentes provinciales de Cambiemos dentro del gobierno de Mauricio Macri. Luego los ánimos se calmaron.

3- Intendencia de Santa Rosa:

Cuando se realizaron las PASO en ese departamento, Montero apoyó abiertamente a la candidata Débora Quiroga, rival de la candidata de Cornejo, Norma Trigo, quien finalmente salió electa en febrero del 2017. El chispazo pasó de largo, pero las diferencias se profundizaron.

4- Valerio, ministro de la Corte

En noviembre del 2017, el juez José Valerio fue blanco de las críticas de Montero a Cornejo. Ella basó su desacuerdo en el punto en que se necesitaban mujeres en la Corte. De todas maneras, la vicegobernadora concurrió al acto de presentación del magistrado como nuevo integrante del máximo tribunal mendocino de Justicia.

5- Ética Pública

Fue una ley ampliamente militada por Montero, sobre todo después de un escándalo que la involucró, puesto que en su declaración jurada figuraba una propiedad valuada en 0,70 centavos.

Si bien logró destrabar la iniciativa, la ley estuvo mucho tiempo sin caminar porque Cornejo no decidía quién sería el auditor. Terminó eligiendo a Gabriel Balcells Miró, diputado radical que fue funcionario en la época de Julio Cobos, del que fue su subsecretario de Trabajo.

Una carrera política que empezó con Julio Cobos


carrera.jpg
carrera1.jpg