San Rafael
Lunes 30 de Abril de 2018

80 años de LV4: el hecho fortuito que motivó su fundación

Don Julio Silva, entonces dueño del diario La Capital, se decidió por instalar la emisora casi por casualidad. La curiosa historia narrada por María Elena Izuel.

El italiano Guillermo Marconi descubrió que la electricidad viajaba a través del aire mediante ondas, que se unían al magnetismo terrestre y las llamó ondas electromagnéticas. En 1901 usando el Código Morse envió ondas a través del océano desde Italia a Nueva York y unos años después fueron palabras: se había inventado la radio.

En nuestro país fue el médico Enrique Zunini y tres estudiantes de medicina los que una noche se colocaron en la azotea del Teatro Coliseo de Buenos Aires, donde se iba a interpretar la ópera de Wagner Farsifal, y con un pequeño emisor comenzaron a transmitir por radio para la población, que extasiada escuchaba en sus receptores la famosa ópera. Se los llamó los "locos de la azotea". En pocos años había en Buenos Aires 20 emisoras, entre ellas radio Splendid y El Mundo, esta última la única que nunca cambió su nombre. En Mendoza surgieron Radio del Parque y LV10 Radio de Cuyo.

Los aparatos receptores o radios eran de gran tamaño, tenían forma de capilla o rectangulares, en un principio los parlantes estaban afuera, pero luego se colocaron adentro del aparato que funcionaba con lámparas. Si se calentaban mucho había que apagarlos un rato y volver a prenderlos. No era fácil contar con un receptor, por eso esta anécdota es muy ilustrativa. Salió en un periódico este aviso: "El Señor Ángel Iriarte invita a las señoritas Carrera y sus sobrinos a escuchar la radio el día viernes a las 16 hs. en su casa".

En San Rafael vivía don Julio Silva, que era propietario del diario La Capital, situado en avenida Mitre, y a través de una revista compró un aparato emisor para ordenar a sus empleados del diario las tareas del día desde su casa. Se llevó una gran sorpresa cuando yendo hacia el diario lo alcanzó el administrador del Hotel Rex para decirle que desde un receptor que él tenía había captado todos los mensajes. Don Silva se entusiasmó y comenzó a trasmitir para la población de 12 a 14. El pueblo tenía mucha admiración por la novedad, pero Radiocomunicaciones de la Nación lo sancionó, cerró la emisora y le dijo que debía gestionar una onda para San Rafael, lo que hizo con mucho sacrificio.

Viajó el director desde Buenos Aires, de apellido Consentino, para ver las máquinas, todas nuevas, y habilitar la emisora. Todo lo que vio le agradó mucho, ya que se dio cuenta que comercialmente había un gran porvenir para la radio. Fue así que el día 24 de abril de 1938 un inspector dio la salida para la emisora local que él escuchó desde San Juan.

Fue la primera emisora del interior del país que nacía en una ciudad que no era capital de provincia.

Los primeros años fueron muy difíciles para don Silva, aún quedaban resabios de la gran crisis económica de 1930, la guerra española entre monárquicos y liberales agravó la situación y para colmo la Junta Reguladora de Vinos derramó 1.800.000 hectolitros de vino por las acequias de Mendoza, donde se emborrachaban perros y caballos, y expropió tierras para repartirla a pequeños productores. La situación económica era mala y cuando Julio Silva iba saliendo de apremios, falleció. Tras su sepelio, a la hora de sacar el féretro la sirena del diario La Capital comenzó a sonar como lo hacía cada vez que ocurría algo importante.

Ya había construido la nueva radio, en Francia y Bernardo de Irigoyen, con una hermosa sala de audiciones. Su esposa Isabel Musa continuó haciendo progresar a LV4 y comenzaron a presentar programas en vivo: cantantes, guitarristas y Corina Silva, hija de don Julio que era pianista. La madre presentaba un teatro para niños al que llamó "Sarita". También venían algunos números de Buenos Aires. La radio pasó a formar parte de la cadena de Radio Belgrano.

Con el correr de los años el edificio de la radio quedó chico y se trasladaron al salón superior de la mueblería Medaura, en Hipólito Yrigoyen y Godoy Cruz, con una gran escalera y una cúpula que posteriormente se sacó. Eso fue en el año 1968, treinta años después de fundada. La antena estaba situada en Villa Suter. El personal aumentó considerablemente tras el traslado.

Por María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios