San Rafael
Jueves 09 de Noviembre de 2017

Agostina Fortunato y la audiencia que liberó a Silva: "Faltó que le levantaran un monumento"

Una de las hermanas de Genaro habló por primera vez en cámara. Las críticas al tribunal que benefició a Julieta, el dolor de la ausencia y una convicción sobre el hecho: "Creo que fue intencional".

Con el dolor en cada palabra, con el recuerdo de Genaro presente las 24 horas, Agostina, una de las hermanas del rugbier muerto tras ser atropellado por su novia, habló y fue contundente al referirse a la última audiencia donde a Julieta Silva se la benefició con la salida de la cárcel y el cambio de carátula: "Faltó que le levantaran un monumento y le tiraran flores, fue increíble, yo sentí que se nos rieron en la cara".

Pese a esa impotencia de ver salir hacia su casa a la persona que mató a Genaro, admitió que se esperaban el cambio. Y es que "ya se venía hablando de eso, estaban diciendo lo que podía pasar, así que nos preparamos, nos la veíamos venir".

Para la mayor de las hermanas Fortunato, el hecho fue intencional. "Creo que sí, por todo lo que he visto y lo que intuyo, yo creo que sí".

Respecto a la relación entre Genaro y Julieta, dijo que "yo no la conocía pero sabía que estaba con ella, venía a buscarlo a mí casa cuando él venía a comer acá, o en la casa de su amigo cuando vivía ahí; personalmente la crucé una sola vez en el club".

Al repasar el día de la última audiencia donde el tribunal de los jueces Alejandro Celeste, Jorge Yapur y Néstor Murcia morigeró la carátula y concedió la prisión domiciliaria, señaló que "ninguno de mi familia entendía nada, de hecho nos empezamos a mirar todos porque decíamos ¿qué está pasando?".

Sobre Silva y sus lágrimas expresó que "la miré y la vi que habrá llorado dos veces, pero no le creí los llantos. No creí esas lágrimas, para nada".

Inmediatamente detrás del reclamo de justicia, viene, otra vez, el dolor. Dolor expresado en angustia, tristeza, pensamientos permanentes.

"Cuesta seguir, no queda otra porque la vida sigue, sé que mi hermano hubiera querido que sigamos, cuesta levantarse en la mañana, no hay un solo día que no piense, desde que me levanto hasta que me acuesto".

El amor madre-hijo es una relación especial que sólo las madres entienden. Por eso eriza la piel escuchar cómo está la madre de Genaro. Agostina dijo que "mi mamá está destruida, le han arrancado una parte, y si bien pone garra y lucha porque le quedan tres hijos, esto la destruyó".

genaro fortunato 2.jpg


Comentarios