San Rafael
Martes 14 de Noviembre de 2017

Ataques de serpientes en distritos: explican las causas y cómo actuar

Lo atribuyen al avance del hombre sobre el ambiente natural de las víboras. En la nota detalles de las especies autóctonas, cómo comportarse ante un ejemplar y qué hacer si es mordido. Aseguran que hay antídotos en el Schestakow para esas especies.

Entre fines de octubre y principios de este mes en Monte Comán y Las Malvinas dos personas fueron mordidas por serpientes. Pero estos casos no son excepcionales, ya que periódicamente se registran situaciones simulares en distritos de San Rafael y Alvear y lo atribuyen al avance de la urbanización sobre los ambientes naturales de estos reptiles y a la quema de campos. Las especies autóctonas de la zona son tres variantes de yararás y la víbora de coral.

Flavia Lagiglia, profesora de Ciencias Naturales y encargada del Departamento de Zoología del Museo de Historia Natural, explicó a Canal 6 que "la Yarará Chica es bastante peligrosa, generalmente se esconde en viviendas y más en el caso actual que están quemando campos para limpiarlos y realizar cultivos. Estas serpientes suelen acercarse a los hogares y producir accidentes".

También está la Yarará Grande, cuya "coloración es bastante distinta con una serie de vesículas distintivas y también es peligrosa. Se encuentra más hacia el Este de la provincia de Mendoza".

Y la denominada Yarará Ñata debe su nombre a su nariz respingada y en su piel posee patrones en forma de rectángulos. "Tiene la particularidad de que se enrosca, pone la cabeza en el centro y se proyecta hacia adelante para atacar".

Lagiglia dijo que todas estas variantes de yararás "son color tierra, lo que hace que sean difícil de ver" y "se alimentan generalmente de pichones de aves, reptiles y roedores".

Además, "en la zona Este de San Rafael se encuentran algunos ejemplares de víboras de coral", que son reconocibles por sus colores rojo, negro y blanco, son muy venenosas y su toxina ataca al sistema nervioso.

Causas

La especialista descartó que haya un aumento de serpientes en zonas urbanizadas, sino que atribuye su presencia a que "las poblaciones han ido avanzado y ocupando el lugar autóctono de los ejemplares".

Además, "el problema es que las viviendas atraen roedores y ellos son el 'menú principal' (de las serpientes), sumado a los incendios que se producen en los alrededores, que hacen que se escondan entre la leña o en algún depósito de herramientas".

Cómo actuar ante una serpiente

Si una persona se encuentra con una víbora, recomienda no tocarla y alejarse. Pero si aparece en una zona que puede representar un peligro, Lagiglia aconsejó "llamar a bomberos que están preparados para hacer la captura, y si es un ejemplar venenoso lo dejan en un campo donde vive esa especie".

Explicó que generalmente la serpiente sólo "muerde cuando se siente atacada, si uno no las molesta y se mantiene lejos del espacio del reptil, no atacan; o sea no nos persiguen porque (los seres humanos) somos demasiados grandes como para que nos persigan".

Qué hacer si es mordido

"Cuando se produce una mordedura hay que mantener a la persona que ha sufrido el accidente lo más tranquila posible, lavar la zona con jabón blanco y no hacer cortes ni torniquetes. Se le puede suministrar agua y derivarlo directamente al hospital Schestakow", donde "hay suero para yararás y también para la víbora de coral", indicó la especialista del Museo.

Recordó que el tiempo para ser atendido desde la mordida es de hasta cuatro horas y reiteró que "la persona tiene que estar lo más relajada posible".

Explicó que el veneno actúa de diferente manera y depende del lugar de la mordida. "Es más peligrosa en las extremidades izquierdas porque la sangre hace el recorrido directo al corazón".

Una niña de dos años fue mordida por una víbora y quedó internada en el Schestakow

La mordió una yarará y quedó internada en el Schestakow

Serpientes autóctonas (1).jpg


Comentarios