San Rafael
Martes 26 de Junio de 2018

Aumentaron las prohibiciones de acercamiento y las exclusiones de hogar

Desde la creación de la Secretaría Tutelar se aceleraron las medidas de protección hacia el núcleo familiar. En 48 horas, como máximo, los jueces deben decidir si hay factores de riesgo que puedan afectar a la mujer

En los últimos dos años aumentaron las causas por conflictos familiares que hacen necesarias medidas tutelares para proteger a la mujer y a su núcleo familiar.

Las prohibiciones de acercamiento y exclusiones de hogar dejaron de ser excepciones y en la actualidad forman parte de una realidad en la que los jueces deben decidir en menos de 48 horas.

Es así que en 2016 ingresaron 896 causas en los dos Juzgados de Familia de San Rafael. En este universo las dos juezas debieron dictar 242 prohibiciones de acercamiento y 84 exclusiones de hogar.

Esta cifra aumentó en 2017 con el ingreso de 932 causas que promovieron 302 prohibiciones de acercamiento y 86 exclusiones.

Y parece que nada cambió en 2018 porque la estadística se mantiene, e incluso puede superar la del año pasado. Es que en sólo cinco meses ya ingresaron a los juzgados 502 causas, se dictaron 163 medidas de no acercamiento y 55 exclusiones de hogar por maltrato familiar.

Estos números reflejan la violencia y la conflictividad que existe en la sociedad que luego se traduce en la vía pública.

La creación en 2016 de la Secretaría Tutelar ayudó a acelerar la decisión de las jueces y ordenó el ingreso de las causas en las que se solicitan medidas tutelares de urgencia.

En ese sentido, el trabajo de un equipo de psicólogos se hace imprescindible para determinar mediante entrevistas el perfil psicológico de las víctimas que se acercan al CAI luego de realizar las denuncias.

Allí, los especialistas evalúan a la persona y determinan la veracidad de las denuncias para que los jueces puedan emitir las medidas de protección necesarias.

Para consolidar este trabajo que se inició en 2016, se abrió en 2017 una nueva boca de recepción de denuncias a través de la Unidad Fiscal de Violencia de Género que deriva casos al CAI (Cuerpo Auxiliar Interdisciplinarios) y a los Juzgados de Familia.

Es así que ante la menor duda la medida tiende a proteger a la mujer y a su núcleo familiar. En ese sentido una fuente judicial consultada fue categórica: "no se puede correr ningún riesgo".

Lo cierto es que además de estas medidas ya hay dos mujeres en San Rafael que utilizan el pulsador para situaciones de emergencias. Es que ambas sufrieron varios ataques y ante la presencia del acosador tienen esta herramienta adicional para protegerse.

Las cifras son elocuentes, por día la Policía se desplaza entre 6 a 7 veces para atender conflictos familiares En algunos casos los policías pueden mediar y en otros es la Justicia la que sólo puede resolverlo.

Una vez que el hombre cruza la barrera y agrede físicamente a la mujer ya no hay vuelta atrás. Es detenido y el fiscal de la Unidad de Violencia de Género decide su futuro junto con las juezas de Familia que emiten las medidas tutelares convenientes para cada situación.

En más del 90% de las denuncias se comprueba que la mujer sufrió acoso o maltrato físico.

Gráfico violencia familiar.jpg

Comentarios