San Rafael
Domingo 21 de Octubre de 2018

Cómo es ser mamá cuando la profesión te quita el tiempo

Una es policía y la otra instrumentadora. Ambas suelen cumplir hasta 24 horas de servicio sin embargo no abandonan su condición de madres.

Natalia Chesak (33) y Mariela Lucero (48) eligieron profesiones que les exigen mucha carga horaria sin embargo no renunciaron a la condición de ser madres . Ambas conviven con el dolor ajeno y les tocó vivir también la tragedia de la Cuesta de los Terneros que dejó un tendal de muertos, la mayoría niños y adolescentes.
Las dos coincidieron en una nota que se realizó el viernes en Bonita Mañana . Allí contaron cómo se hace para cumplir con la tarea diaria y criar a sus hijos.
Mariela es instrumentista y la jefa de quirófano del Schestakow en cambio Silvina es auxiliar mayor de la Policía de Mendoza y presta servicios en la Vial.
Sus profesiones les exigen mucha dedicación, a veces hasta 24 horas por día. "El bálsamo es llegar a casa y abrazar a tu hijo", dijo Natalia que tiene un varón de 4 años . Para Mariela la postal es muy distinta porque tiene una hija de 19 años a la que crió ejerciendo su profesión. "Todavía me emociona cuando me dice mamá", recordó Mariela.
Las dos señalaron que no es fácil complementar la profesión con el rol de madre. "A veces se complica pero con la ayuda de mi esposo y las abuelas salgo adelante", dijo Natalia que este domingo estará de guardia.
Natalia y Mariela cada una en su profesión aprendieron a valorar el tiempo que pasan con sus hijos más después de la tragedia de la Cuesta de Los Terneros. "Esa imagen de dolor quedará para siempre, en ese instante te das cuenta lo que significa ser mamá", recordó con emoción Natalia y agregó que "nosotras tenemos esa necesidad natural de sentir, contener y proteger a nuestros niños".
La auxiliar con otros dos compañeros fueron los primeros en llegar al lugar donde volcó el micro. "Después del accidente, llegué a casa y abracé a mi hijo ".
Lo mismo le sucedió a Mariela. Ella estuvo en el Schestakow, asistiendo y ayudando a quien lo necesitara. Su condición de mamá nunca la abandonó y se conmovió ante cada escena de dolor.
Es que el amor de una mamá es único y nunca se va a olvidar.

Comentarios