San Rafael
Martes 19 de Febrero de 2019

Confirmaron que el sitio arqueológico "El Indígeno" es más grande de lo que se creía

Calculan que las estructuras habitacionales alcanzan las 200, casi el doble de lo contabilizado en anteriores expediciones. Comenzaron el análisis de las muestras para saber qué comían, cómo vivían y qué hacían en ese lugar tan inhóspito. Estiman que este trabajo llevará unos dos años.

Los arqueólogos del Museo de Historia Natural, Gustavo Neme, Miguel Giardina y Adolfo Gil, revelaron en conferencia de prensa que el sitio arqueológico cordillerano "El Indígeno" es más grande lo que se creía. "Hoy podemos decir que hay 200 estructuras habitacionales o pircas".

Hasta ahora se creía que estaba compuesto por unas 120, según lo que había estimado el doctor Humberto Lagiglia tras dos breves campañas al lugar a fines de la década de 1970 y en 1994.

"No eran ocupadas en forma contemporánea, si no que aparentemente iban creciendo en grupos de 10 a 12 estructuras. Nuevos habitantes o familias llegaban al lugar y construían otras 10, no sabemos por qué. No siempre reutilizaban las mismas, sino que hacían otras, así sucesivamente hasta hacer crecer el tamaño del sitio", explicó Neme, uno de los investigadores que integró la reciente expedición de dos semanas al lugar con colegas de la UTN, del Conicet y de EE.UU.

>>>Descubren nuevos restos en sitio arqueológico de hace 1500 años en San Rafael

Los restos, que tienen una antigüedad de hasta 1500 años, se sitúan a 3500 metros de altura entre las nacientes de los ríos Atuel y Diamante, en el faldeo del volcán Overo. Se trata de pircados de piedras semicirculares de unos 4 metros de diámetro y de un metro de altura que servían de refugio.

Recordó que era un poblado nómade que sólo puede ser habitado en verano donde iban estacionalmente a cazar guanacos y algunas aves del lugar. "También aparentemente sería un emplazamiento de intercambio con los grupos de Chile central, dado la gran cantidad de elementos que provienen del otro lado de la cordillera".

Excavaciones y material hallado

Neme consideró que "el resultado (de la expedición) es muy alentador, pudimos excavar unas cuatro casas, hacer sondeos fuera de ellas y recorrer gran parte de la vega donde se encuentra emplazado el sitio".

Además, recuperaron una olla completa, puntas de flechas, restos de cerámica, carbón, restos de fauna, cuentas de collar, semillas carbonizadas y piedras talladas.

Consideró que si realizan nuevas excavaciones pueden aparecer más cosas, "e incluso entierros" o restos humanos, como los dientes de leche que hallaron en una de las campañas con Lagiglia, lo que sugiere que hubo un entierro de un pequeño niño.

Descartó que haya momias de altura, porque explicó que esa práctica pertenecía a los incas que las ubicaban por encima de los 5 mil metros.

Breve video de una de las excavaciones

Embed
Analizarán los materiales

Adolfo Gil dijo que se excavaron sitios puntuales que habían previsto de antemano para ser lo menos invasivo posible (calcula menos del 1% del sitio).

"Teníamos preguntas relacionadas a la subsistencia y nos interesaba recuperar de cierta forma los restos de animales (que cazaban), por eso puntualizamos algunas estructuras donde íbamos encontrar registros de esos animales que ellos comían", añadió su colega Miguel Giardina.

Ahora se inicia la etapa de los análisis de laboratorio, incluido el de Carbono 14, para determinar la antigüedad de estas ocupaciones, saber desde cuándo y por qué vivían en un lugar tan hostil, y cuáles eran las condiciones ambientales y climáticas de esa época.

Estiman que el análisis de las muestras demandará entre uno y dos años, lo que va a dar muchas respuestas, pero también surgirán nuevas preguntas.

Comentarios