San Rafael
Lunes 15 de Octubre de 2018

El abogado de Julieta Silva aseguró que ella no salió de su casa

Las fotos que se viralizaron son en el domicilio de la mujer condenada a tres años y nueve meses por matar al rugbier Genaro Fortunato.

Luego de la viralización de unas fotos en las que Julieta Silva se ve en una reunión con amigas, y de que una hermana de Genaro Fortunato -víctima fatal de Silva- denunciara a través de las redes sociales un suúesto incumplimiento de la prisión domiciliaria, hubo una explicación del abogado defensor, Alejandro Cazabán.

El letrado informó al diario Los Andes que las fotografías fueron tomadas la semana pasada en el interior de la casa de Silva, donde cumple prisión domiciliaria.

Sin embargo, las imágenes que se vieron en Facebook despertaron la ira de la familia de Fortunato, ya que recriminaron que Silva ahora no parece necesitar anteojos y que sus problemas visuales se han corregido con los días.

Condena

Un año después de la tragedia en la que el joven jugador de rugby murió, Silva fue condenada a 3 años y 9 meses por homicidio agravado por conducción antirreglamentaria, a pesar que el Ministerio Público Fiscal había pedido 14 años y la querella prisión perpetua.

La condición de esta condena es que se cumpla con prisión domiciliaria, debido a que no tiene antecedentes y es madre de dos nenes, lo que implica que tiene prohibido salir del perímetro indicado por la Justicia.

Como Julieta está detenida desde el momento del accidente, en septiembre de 2017, en marzo de 2020 ya habría cumplido su condena.

El hecho

El trágico hecho ocurrió en la madrugada del 9 de septiembre de 2017 a la salida del boliche La Mona, en San Rafael, donde llegaron juntos en el auto de Julieta.

Allí habrían tenido una pelea hasta que decidieron irse. Al llegar al auto, Genaro habría decidido regresar al boliche, por lo que Julieta sacó su auto y dio una vuelta en U. Al retomar la ruta fue cuando atropelló al deportista.

Un cuidacoche fue quien advirtió la situación, y le hizo señas para que se detuviera debido a que había atropellado a alguien. Se trataba de Genaro Fortunato, de 25 años, quien murió en el momento.

Durante el debate, Silva sostuvo que no tenía sus lentes, los cuales necesita para manejar, y que además la zona era oscura, por lo que no había visto a su novio, y aseguró, en medio de llantos, que creyó que había pasado por un pozo y que nunca tuvo la intención de matar al joven.