San Rafael
Lunes 14 de Enero de 2019

El cura Scarlata conocía a su amante desde la adolescencia

El sacerdote confirmó que mantenía relación íntima con Valeria Cornejo. El fiscal espera las pericias telefónicas para imputarlo en la causa que por ahora se caratula omisión de auxilio y prevé una sanción económica.

El padre Carlos Scarlata no titubeó en reconocer su relación con Valeria Cornejo, la docente que murió sola en su casa de Los Dos Álamos debido a un shock de diabetes

El sacerdote confirmó esta relación durante la testimonial que dio el viernes en Tribunales. Allí dijo conocerla desde la adolescencia y que el encuentro del 18 de octubre estaba pactado entre ambos.
La pareja pactó un encuentro íntimo en esa casa cuyo alquiler aparentemente abonaba el sacerdote. La familia de Valeria creyó que ella estaba de viaje y por eso nunca se acercó a la vivienda donde residía.
En ese sentido, Scarlata confirmó el encuentro y además señaló que sabía los desórdenes de salud que padecía Cornejo que finalmente la llevaron a la muerte.
El religioso conocía también la versión que Valeria le había dado a su familia. Según el fiscal, Javier Giaroli, "el sacerdote sospechó que Valeria había tenido un shock diabético y se retiró del lugar a sabiendas que nadie la podía atender".
En este contexto para sumar pruebas a la causa, Giaroli espera los resultados de las pericias de los teléfonos del padre y de su amante. En principio se conocerían después de la feria judicial.
Lo cierto es que en este ámbito, el fiscal reconoció que por ahora sólo se puede considerar la falta de auxilio y no hay mayores agravantes más que una condena social hacia el sacerdote que conocía la situación de salud de su amante y sin embargo para ocultar la relación decidió retirarse.
El cuerpo de Valeria fue encontrado por su padre en avanzado estado de descomposición. Una amiga de la docente, su confidente, fue la clave para empezar a esclarecer el hecho que tiene a un sacerdote como uno de sus principales protagonistas.

Comentarios