España
Domingo 08 de Julio de 2018

Historia: Así fue la interna que terminó en la Independencia

La historiadora rememora cómo fueron los días previos a la declaración que hizo libre al país. Lo que se decían los héroes

Al asumir Álvarez Thomas como Director Supremo, junto con la Junta de Observación redactaron un estatuto provisorio como antecedente de la Constitución.

El estatuto llamaba a los diputados de las provincias del interior al Congreso de Tucumán. Esto fue aceptado ya que no se citaba a reunión en Buenos Aires y la elección de representantes sería proporcional al número de habitantes: un diputado cada 15.000 personas. Se elaboraron padrones en forma urgente y se procedió a la elección.

Las provincias de Cuyo, bajo el gobierno de San Martín, aceptaron las sugerencias de éste y se eligió a Francisco Narciso Laprida y Fray Justo Santa María de Oro por San Juan, por San Luis Juan Martín de Pueyrredón y por Mendoza Tomás Godoy Cruz y Juan Agustín Maza.

Por su parte la Banda Oriental (actual Uruguay), Corrientes, Entre Ríos y también Santa Fe, de acuerdo con Artigas, no enviaron representantes. Tampoco el Sur de Buenos Aires, La Pampa y la Patagonia, que estaban en poder de los pueblos originarios y también la zona del Chaco.

Las que sí enviaron representantes, pues se las consideraba parte de las Provincias Unidas, fueron Tarija, Charcas, Mizque y Chichas, ciudades del Alto Perú (actual Bolivia).

Durante el mes de marzo comenzaron a llegar los diputados a Tucumán, que era una pequeña ciudad de 5.000 habitantes, sus casas eran típicamente coloniales, con grandes patios y huertos, en su mayoría estaban en estado ruinoso y fue un problema hallar una casa que pudiera contener a los casi 50 diputados.

Finalmente doña Francisca Bazán de Laguna cedió su vivienda para las reuniones. Era una de las mejores y como no tenía ninguna habitación grande se tiró una pared y así se solucionó. Se trajeron bancos y muebles de una Iglesia cercana y así quedó conformada la que sería luego la Sala de la Independencia.

Los diputados llegaron en caballo, en carretas, y los que tenían más dinero en galeras. La mayoría se alojó en casas de familia, pues casi no había hoteles.

El día 24 de marzo se reunieron al amanecer y varios cañonazos dieron aviso a la población del comienzo de las deliberaciones. Prestaron el juramento de práctica y eligieron a las autoridades. Se determinó que cada mes un diputado sería el presidente, siendo elegido en julio el diputado Francisco Narciso Laprida de San Juan. Los cargos de secretarios recayeron en Juan José Paso y José María Serrano. Posteriormente asistieron a misa en la Iglesia de San Francisco. El pueblo de Tucumán festejó alborozado la apertura del Congreso.

Durante el mes de mayo eligieron como Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata a Juan Martín de Pueyrredón, quien a los pocos días se reunió con José de San Martín en Córdoba y le prometió ayuda para el Ejército de Los Andes, nombrándolo general en jefe.

Los congresales continuaron reuniéndose, pero no se hablaba de independencia ni de constitución. Desde Mendoza, San Martín apuraba a los congresales, diciéndoles: "¿Qué esperan para declarar la Independencia?". Godoy Cruz le respondió: "No todo es soplar y hacer botellas". A lo que San Martín contestó: "Ánimo que para los hombres de coraje se han hecho las empresas".

Llegó el mes de julio y el día 8 se retiraron convencidos de que al día siguiente se declararía la Independencia.

El día 9, en medio de una honda expectativa, y después de largas deliberaciones, el secretario del Congreso, Juan José Paso, les preguntó a los congresistas: "Queréis que las provincias de la Unión sean una nación libre e independiente de los reyes de España, sus sucesores y Metrópoli".

A una voz, y levantando el brazo, todos respondieron: "Sí queremos". El pueblo prorrumpió en aplausos y vivas. Festejaron durante todo el día y la noche, en las calles y en las casas ese acontecimiento tan importante. San Martín ya podía iniciar su campaña a Chile y Perú, lo hacía en nombre de un país independiente.

Fue redactada el Acta de la Independencia, que todos firmaron y a los pocos días se le agregó al acta: "...y de toda otra dominación extranjera".

Por María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios