San Rafael
Sábado 07 de Julio de 2018

Historia: La Asamblea del año XIII y el camino a la Independencia

Después de la Revolución de Mayo pasaron seis años en los que se sembró el terreno para declarar la independencia del país

En nuestro país tenemos dos fiestas patrias: el 25 de mayo y el 9 de julio, y muchas personas confunden las fechas, en especial los niños, porque no tienen claro qué pasó en cada una de ellas.

Este período entre los dos hechos, uno en 1810 y el otro en 1816, es denominado por el historiador José Luis Romero como la "Revolución de Independencia". En otros países al grito de libertad sobrevino la independencia, pero en nuestro país debió pasar un largo tiempo, ya que los obstáculos fueron muchos, hasta que el camino se aclaró y llevó a que se pudiera declarar la independencia.

El 25 de mayo de 1810 se inició la llamada Revolución de Mayo, se integró la Primera Junta de Gobierno y comenzaron a marchar un poco desligados del gobierno español, que en ese momento el rey estaba preso y eso era el Gobierno absoluto, todo el poder en una persona. Pero como dijo Castelli en su arenga del 22 de mayo: "Cuando falta el rey, el poder regresa al pueblo", principio de la soberanía popular que comenzó a aplicarse en nuestro país.

El primer gobierno patrio comunicó lo sucedido a las provincias y las invitó a enviar delegados a la Junta, sin tener en cuenta la opinión de Moreno y Paso. Cuando comenzaron a llegar los diputados de las provincias, se fueron agregando a la Junta, formándose la llamada Junta Grande, que no funcionó, ya que fueron 22 miembros con las mismas atribuciones y muchas pretensiones contra Buenos Aires, Moreno había advertido que no iba a funcionar.

Al poco tiempo decidieron disminuir el número de gobernantes y formaron el Primer Triunvirato, cuyos miembros fueron: Juan José Paso, Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea.

En marzo de 1812 llegó a Buenos Aires el teniente coronel José de San Martín en un barco procedente de Londres, adonde había viajado desde España y se integró con los hombres de la Revolución.

Al poco tiempo se produjo un pequeño movimiento desplazando al Primer Triunvirato y se formó el segundo, integrado por Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte. Este gobierno llamó a reunión a la Asamblea General del Año XIII, a la cual enviaron diputados las principales ciudades del interior. Era necesario dictar una constitución y se comienza a hablar de Independencia.

La Asamblea se autodenominó Soberana Asamblea General Constituyente. Las tres primeras palabras más o menos se cumplieron, pero la Constitución nunca se logró y mucho menos la Independencia. Entre las resoluciones de la Asamblea figuran como más importantes: libertad para los hijos de esclavos nacidos a partir del 31-01-1813, aprobación del Himno y el Escudo Nacional, supresión de los títulos de nobleza, abolición de los instrumentos de tortura, acuñación de monedas, supresión de la mita, el yanaconazgo y la encomienda, dando libertad a los indios y otras muchas resoluciones.

Lo malo de la Asamblea fue el rechazo de los diputados de la Banda Oriental que estaban bajo el mando de José Gervasio de Artigas, lo cual significó una gran ruptura en el país y a la larga la separación de Uruguay de las Provincias Unidas.

Llegaron las noticias de los triunfos de San Lorenzo y Salta, parecía todo listo para declarar la Independencia, pero las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, más el accionar de Rivadavia que quería arreglar con España o con Inglaterra, demoraron la independencia.

A fines de 1814 la Asamblea creó el cargo unipersonal de Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, que recayó en Gervasio Antonio de Posadas.

Al perder en las últimas batallas Belgrano fue reemplazado por San Martín en el cargo de Jefe del Ejército del Norte, pero éste comprendió que por el Norte era difícil llegar a Perú, que con Güemes y sus gauchos era suficiente para resistir y se gestó el plan de ir por Chile liberando naciones. San Martín solicitó a Posadas lo nombrara Gobernador Intendente de Cuyo para preparar el ejército y cruzar la Cordillera.

En Uruguay cada vez se ponían peores los hechos, el sitio de Montevideo terminó, los realistas fueron derrotados, pero el problema entre Alvear y Artigas se agudizó, llevando a que se separaran las provincias del Litoral, seguidoras de Artigas.

La situación política del país era muy complicada, se supo que Fernando VII había vuelto al trono, lo que provocó más angustias, ya que podía comenzar una gran ofensiva contra sus antiguas colonias. En el Norte se produjo la derrota de Sipe-Sipe, la economía estaba prácticamente parada, ya que con la guerra no había brazos para el trabajo, la riqueza del país estaba en la Ganadería y en el puerto de Buenos Aires.

Así estaban las provincias de la Unión cuando el director Álvarez Thomas decidió afrontar el problema llamando a un Congreso General en la Provincia de Tucumán, para que el interior no tuviera problemas, porque si lo citaban en Buenos Aires, estas no mandarían representantes.

Así estaba el país cuando llegó el año 1816, cuando debería reunirse el Congreso.

Por María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios