San Rafael
Martes 19 de Febrero de 2019

Iniciativa solidaria: "Si lo necesitas, llevalo 隆Es gratis!"

Este es el cartel que puso en la vereda un matrimonio de comerciantes que ayuda con comida a los que menos tienen. Soledad cont贸 c贸mo naci贸 esta acci贸n solidaria.

Un joven matrimonio decidi贸 crear una peque帽a canasta solidaria para ayudar con comida a los que menos tienen y sufren hambre todos los d铆as.

Es que Soledad Barboza (25) y su esposo Santiago Llorente (22) tienen un minimercado ubicado en la esquina de Belgrano y Moreno, frente a la Direcci贸n de Vivienda del Municipio. Ambos ten铆an por costumbre embolsar el pan que no se comercializaba en el d铆a y lo ofrec铆an a la siguiente jornada a un precio mucho m谩s barato.
Esa idea empez贸 a mutar cuando Santiago le propuso a Soledad la creaci贸n de una canasta solidaria y regalar el pan considerado "viejo" por los habituales clientes.
Es as铆 que frente al comercio colocaron en una caja de cart贸n el pan embolsado y pusieron un cartel con la leyenda "Si lo necesitas, llevalo 隆Es gratis!".
"Ideamos esta forma para evitarle a la gente la verg眉enza de pedir comida. Ellos pasan se sirven de la caja y siguen su camino", dijo Soledad, una joven criada en el distrito de Las Malvinas y madre de un beb茅 de un a帽o.
La idea naci贸 con el sobrante de pan y ahora se le sum贸 la verdura o fruta que no se vende. "Mi esposo me dijo que si nos est谩 yendo bien por qu茅 no ayudar a los dem谩s y yo comparto esa filosof铆a de vida, porque cuando eramos chicos ve铆a como a mi padre le costaba ganarse el dinero y muchas veces le ped铆amos una ayuda a los vecinos".
Seg煤n Susana, "la mayor铆a que se sirve de la caja siempre deja para los dem谩s. No se llevan todo por una cuesti贸n solidaria" y agreg贸 que "muchos adultos usan esta ayuda y tambi茅n chicos, tenemos dos o tres que pasan todos los d铆as y se llevan algo de comer".
La comerciante aclar贸 que "esta no es una forma de promocionar nuestro comercio, lo hacemos de coraz贸n por ayudar a los que menos tienen. Al principio muchos ten铆an verg眉enza y nos ped铆an permiso para llevarse al pan".
Lo cierto es que la joven madre destac贸 que "todos los que se acercan s贸lo piden comida y no dinero. La mercader铆a que ofrecemos se repone todos los d铆a por la ma帽ana y por la tarde".


Comentarios