San Rafael
Viernes 22 de Febrero de 2019

La emotiva y solidaria historia de las hermanas "rapadas"

Una de ellas contrajo cáncer y empezó a tratarse con quimioterapia. Se le cayó el pelo y sus hermanos junto a una cuñada decidieron cortarse el pelo para acompañarla y contenerla.

Hace tres años Mónica Bravo se enteró que padecía de un cáncer de cuello de útero e inició un tratamiento que incluyó una operación para extraer el tumor. A pesar de que la intervención fue un éxito, la cruel enfermedad no desapareció y otros órganos se vieron afectados.

Ella con gran tesón reinició el tratamiento pero esta vez la quimioterapia fue mucho más agresiva. Su médico le advirtió que se le iba a caer el pelo y esa noticia derrumbó a la coqueta Mónica, que adoraba su pelo.

Sin embargo sus cinco hermanas y una cuñada no la abandonaron. Todas decidieron acompañarla y juntas se cortaron el pelo en la casa de Eva, la mayor de las hermanas.

Mónica de 42 años es la menor de 13 hermanos y la mimada de todos. Sus padres le dejaron la casa de Cuadro Benegas donde hoy vive junto a su esposo y tres hijos.

Zulli, Neri, Eva, Claudia, Betti y sus dos hijas Tamara y Morena no lo dudaron. Apenas supieron que Mónica quería raparsepor la caída del pelo, la acompañaron y el mismo día todas pasaron por la máquina de cortar el pelo.

>>>La familia de una mujer se rapó para acompañarla en el tratamiento del cáncer

Sólo dos dudaron, su hermana Neri y la menor de sus hijas Morena. Ambas no estaban muy decididas, amaban su pelo, pero todo cambió cuando se juntaron en la casa de Eva donde se realizó la sesión.

"Nos hacíamos bromas, nos cargábamos", recordó una de ellas a UNO San Rafael y Canal 6, y agregó que "siempre fuimos solidarias entre nosotras y eso fue una enseñanza de nuestros padres".

Las "chicas" esperan un milagro y saben que su hermana deberá lucharla. "No la vamos a abandonar en esta pelea, si ella está bien va a salir adelante", expresó otra de ellas y mencionó que "nos vamos a rapar las veces que sean necesarias".

Mónica con lágrimas en los ojos agradeció a cada una de ellas el gesto que nunca imaginó. "No quería que lo hicieran porque todas tenían un pelo muy lindo, pero no lo pude evitar. Las amo"

Los esposos de las "Bravo" ya sabían que esto iba a suceder, unos se rieron, otros no podían creerlo, y otro preguntó "cuándo te van a volver a crecer los rulos".

Lo cierto es que esta decisión de las hermanas le cambió el humor a Mónica y una de ellas recordó que "hace mucho que no la veía sonreír y eso le hace bien".

Las hijas también acompañaron, dos jóvenes de 18 y 16 años a quienes no les importó la pérdida de sus largas cabelleras. Sus amigas las felicitaron y se les infló el pecho a decir que, "por mamá vamos a hacer todo para acompañarla".

La lucha contra esta enfermedad será larga pero es indudable que Mónica no estará sola, un ejército de amor la acompañará en todo momento. "Sólo tengo palabras de agradecimiento, gracias por ser hermanas mías".

Y la entrevista que empezó a los llantos terminó con un fuerte abrazo y sonrisas. Todas salieron de la casa y se fueron a saludar a sus padres cuyas cenizas están guardadas al ingreso de la humilde vivienda de la calle San Martín.

Comentarios