Teatro
Lunes 27 de Noviembre de 2017

La historia de superación del chico con autismo que pudo terminar la secundaria

"Mi historia es la de un chico normal en cualquier escuela", dijo Gabriel Cortéz. En el colegio Abelardo Arias Balloffet le dieron esta oportunidad cuando ningún establecimiento lo aceptaba

Gabriel Cortez (17) y su hermano mellizo Nicolás no tuvieron una vida fácil. Fueron criados por sus abuelos y a Gabriel se le detectó, después de varios años sin diagnóstico, el Mal de Asperger, que es un tipo de Autismo que afecta la manera en la que una persona interpreta el idioma, se comunica y socializa.

La educación de Gabriel fue uno de los grandes obstáculos que tuvieron que enfrentar sus abuelos Antonio y Esther, padres de la madre biológica de los mellizos. Es que después de pasar el primario con excelentes notas, ningún secundario lo quería aceptar, hasta que la directora Cecilia Urrechi de la escuela Abelardo Arias Balloffet aceptó el desafío.

Incluir a Gabriel en un grupo de alumnos, corregir su aislamiento, hacerlo sentir uno más de la comunidad educativa e integrarlo fue una de las pruebas que aceptaron la directora y el grupo de docentes que la acompaña,

El desafío comenzó hace 5 años con la colaboración de un docente integrador, Nicolás (se llama igual que el hermano de Gabriel), que lo ayudó en la transición y también estará para guiarlo en sus estudios superiores.

"No fueron fáciles los primeros años pero gracias a la ayuda del docente integrador y a la adaptación que tuvo Gabriel a sus clases de teatro todo empezó a cambiar para bien".

Gabriel es y fue un alumno brillante, nunca se llevó materias y con el tiempo se transformó en el principal guionista de las obras de teatro. "Escribe obras de terror que son magníficas", dijo su "papá" Antonio, que emocionado junto a Esther estuvieron en la escuela durante la nota que se realizó en el programa "Bonita Mañana" que se emite por Canal 6.

Ambos, los abuelos, que se hicieron cargo de los "melli", agradecieron a la escuela y a su directora por el gesto de aceptar a Gabriel para darle la oportunidad de estudiar, un desvelo que tiene la pareja que apostó por el futuro de Gabriel y su hermano Nicolás.

Los hermanos se juntaron recién este año en este colegio. Es que Nicolás, un músico virtuoso, empezó en el Polivalente y este año se cambió a la Abelardo Arias Balloffet. De carácter más tímido que Gabriel, Nicolás se mostró contento por compartir esta etapa escolar.

Ahora se viene un nuevo desafío porque Gabriel decidió cursar sus estudios terciarios en el IES de Informática, una carrera que también eligió Nicolás y en la que el docente integrador jugará otro papel fundamental: acompañar a Gabriel y generarle la confianza suficiente para emprender un nuevo desafío.

"Quiero estudiar informática, la tengo clara. Hubo muchos cambios en mi vida y al final te dás cuenta que fueron buenos", dijo Gabriel, que al principio no quería hablar pero se animó a hacerlo.

Agradeció a sus abuelos "por todo lo que me ayudaron y me apoyaron" y agregó que "espero lograr mi sueño, no será fácil, es complejo pero lo voy a intentar".

Así fue la despedida de Gabriel, un chico que "se siente normal", con ganas de lucharla y seguir adelante. El amor y la inclusión fueron los pilares para su superación personal.

Comentarios