Vanesa Aspitia
Domingo 04 de Febrero de 2018

La vida después de la violencia de género: "Me da miedo salir" dice Vanesa Aspitia

La mujer que fue salvajemente golpeada por su ex en la calle en noviembre pasado habló de su presente. Sobrevivió de milagro pero aún padece las lesiones físicas y psicológicas.

El 7 de noviembre pasado, en un minuto a Vanesa Aspitia (33) le cambió la vida. De hecho casi la pierde. Sobrevivió al ataque feroz de su ex en plena avenida Mitre, pero quedó con lesiones físicas y psicológicas, además de perder el trabajo.
A tres meses de ese hecho de violencia de género, en la intimidad de su casa, rodeada por su madre, Vanesa habló de su presente, de cómo es retomar la vida luego de haber estado al borde de la muerte.
El trauma hace que no recuerde casi nada de lo que pasó ese día cuando tras salir de su trabajo en una empresa de limpieza fue interceptada por su ex, Jesús Navarro, que tenía una orden de restricción para no acercarse a ella.
Navarro la tomó del cuello y comenzó a golpear su cabeza contra el cemento de la calle, sólo la providencial intervención de algunas personas que pasaban e intervinieron tal vez le salvó la vida.
"No recuerdo nada del hecho, venía del trabajo, llovía, se me mete en la vereda él en bicicleta, me asusto y empezamos a caminar charlando bien, después recuerdo que me apretó contra una reja y no recuerdo más nada, a los cinco días me desperté en el hospital", relató Vanesa sobre el ataque.
Hacía menos de un mes que Vanesa se había separado de Jesús por otro hecho de violencia. Así lo cuenta ella.
"Yo me había separado porque un día me vino a buscar y me llevó a la plaza con una navaja, me peleé con él y se metió a la casa y tuve que llamar a la Policía; le pusieron una orden de restricción, eso fue un mes antes del ataque".
Tras la salvaje y cobarde golpiza Vanesa quedó con fracturas varias, en el cráneo, en el pómulo y detrás del oído.
"Me lastimó el nervio facial, tuve pérdida de audición porque me quebró los huesitos de acá atrás (se toca detrás de las orejas), eso hace que ande mareada, los ruidos me molestan, tengo que ver cuánto he perdido de audición".
El después
En los medios generalmente se muestra y se habla del durante y del después más cercano a los hechos. Unos días y el tema es reemplazado por otro. Pero para víctimas como Vanesa la pesadilla y los problemas no se terminan en pocos días. El miedo actualmente le impide salir sola a la calle, además de los mareos que sufre a consecuencia de la paliza.
"He empezado a hacer un tratamiento psicológico, todavía no puedo salir a la calle sola, todavía no caigo bien de todo lo que pasó. No salgo sola por el miedo, además no puedo caminar bien, no tengo mucho equilibrio", cuenta.
Con lesiones y sin trabajo intenta ahora afrontar la vida. "Hay días que estoy bien, siempre fui muy alegre, y días que estoy de mal humor, triste, porque perdí mi trabajo y no me puedo hacer cargo bien de mis hijos, me tienen que ayudar en todo".
Nueva vida
A modo de balance, de resumen, expresó que el ataque "me cambió toda la vida, extraño la vida que tenía, ya estaba como acomodada en la vida y de repente me cambió todo; trabajaba en una empresa de limpieza, siempre trabajé en lo que pude, ahora ya veremos, pero seguiré adelante, tengo a mi familia, mis hijos, me ayudan en todo".
Y para el final, afirmó: "No me esperaba que hiciera algo así, tenía miedo a que me pegara o algo mínimo, pero no a un grado tan grande como lo que me hizo; me va costar mucho confiar en las personas, pero he aprendido a no dejarme manipular".

Comentarios