San Rafael
Viernes 08 de Junio de 2018

Las heroínas que le salvaron la vida a los niños del incendio en la calle Cantoni

Son vecinas de Karen la mamá de los chicos que casi pierden la vida durante el incendio ocurrido este jueves por la noche.

Dolly, Mechi y Paola fueron las tres vecinas que ayudaron a Karen a salvar la vida de sus tres hijos tras el incendio que afectó la humilde y precaria vivienda en la que vivían.

Es que cerca de las 20.10 de este jueves, Mechi y Paola que viven a en casas diferentes a 100 metros de la familia Pérez, escucharon los gritos de Karen pidiendo auxilio.
Al segundo la luz en el barrio se cortó y sin pensarlo al ver el humo que salía de la casa emprendieron una veloz carrera hasta el domicilio de Karen.
La mamá que había salido a hacer una compras ya había rescatado a dos de sus hijos, Aisha de tres años y Kilian de 2 años pero en el interior estaba Atila de 4 años. Paola llegó primero, entró a la vivienda y entre el humo y la oscuridad sacó al pequeño.
Ya sin aire en los pulmones, con los ojos dados vuelta, Atila luchaba contra la muerte. Paola no lo dudó y empezó a masajearle el pecho para revivirlo mientras otra vecina, Dolly que vive a unos 200 metros hablaba con el 911 que le indicaba a las mujeres como proceder con las maniobras de resucuitación.
Los tres cuerpitos, bajo un intenso frío, estaban a metros de la vivienda. Dolly empezó a hacerle respiración boca a boca a Atila mientras esperaban la ayuda de los policías y la ambulancia.
En ese instante cuando el pequeño empezó a reaccionar, Karen, Mechi y Paola tomaron a los tres en brazos y atravesaron el loteo en búsqueda de la avenida Vélez Sarsfield para esperar a la ambulancia.
En el camino se toparon con los policías de la UMAR que recibieron a los chicos y siguieron con las maniobras de resucitación. Es que la niña también estaba grave y le faltaba aire.
La ambulancia socorrió a los tres niños y los trasladó al Schestakow. Los mayores quedaron internados en terapia intensiva, Atila con quemaduras en el rostro e intoxicado con monóxido de carbono al igual que su hermanita, el menor Kilian con algunas quemaduras fue derivado a sala común del área de pediatría.
El último informe médico fue alentador, los tres se recuperaban satisfactoriamente.
La crónica tuvo el testimonio de las tres involucradas que le agradecieron a Dios haberle dado fuerzas para ayudar a los hijos de Karen.
Paola, la primera en entrar a la vivienda dijo "corrí como pude, perdí guantes y el casco de la moto lo tiré en el camino" y agregó que "pensé que el chico estaba muerto pero gracias a Dios ayudé a salvarlo".
Mechi entre lágrimas todavía no había caído en lo sucedido. "abracé a uno de los chicos y ayudé a llevarlos hacia la avenida. Era muy triste ver los cuerpos y no saber si se iban a salvar".
Dolli por su parte agregó que "mi marido trabaja en Defensa Civil, enseguida como pude seguí las instrucciones que me daban y a Atila le dí respiración boca a boca".
Ayuda Solidaria
Karen recientemente separada de su marido y a sus 24 años criaba sin ayuda a los tres pequeños. Salió de su casa sola, hacía mucho frío, a comprar alimentos y al regresar se encontró con un panorama desolador.
El más grande había encendido el colchón de la cama matrimonial. El fuego se había expandido y luego se provocó el cortocircuito que apagó las luces del resto del barrio.
Una de las vecinas, Paola, le suministraba desde su casa el tendido eléctrico necesario para que la familia tuviera luz. "Sé que estaba mal lo que hacía pero no podía dejar sin luz a esos tres niños," reconoció Paola.
Lo cierto es que tras el incendio comenzó la ayuda a los Pérez. Ropa, muebles y alimentos donados por los vecinos empezaron a llegar.
La idea es que se reconstruya la casa porque esta familia no tiene otro lugar donde vivir. "Perdieron todo lo que tenían en el interior de la casa", dijo Mechi y agregó que "con esfuerzo y ayuda se podrá reconstruir el techo.
Las tres mujeres no se quedaron a esperar que pasaba en el hospital y esa noche acompañaron también a Karen. Mientras la madre asistía a uno de sus hijos el resto acompañó a los otros dos. Un gesto que quedará grabado en la memoria de los pequeños que sin la ayuda de estas tres mujeres hubieran muerto.


Comentarios