San Rafael
Domingo 24 de Diciembre de 2017

Luis, el "señor de la Navidad" cuyo espíritu ilumina a Pueblo Diamante

Cada año decora e ilumina su casa para generar "buenas vibras" en el barrio. Además junta y reparte regalos para los niños. Dice que lo hace por los chicos. Su historia

Luis Paredes tiene 63 años pero alma de niño. O al menos eso intenta para transmitir el espíritu festivo de la Navidad al resto del barrio donde vive. Para ello ilumina su casa con una variada gama de luces y figuras alusivas a estas fiestas.

Además se viste de Papa Noel y sale a repartir regalos a los niños vecinos.

Gracias a este espíritu festivo de Luis y su familia, tanto su casa en la calle Fray Luis Beltrán al 1362 como la de muchos vecinos se iluminan para estas fechas y la vereda de la vivienda del "señor de la Navidad" parece un jardín de infantes repleto de niños que varios días antes del 24 ya están pidiendo regalitos.

En esta parte de Pueblo Diamante Luis ya es conocido por este motivo, porque desde que llegó de Comodoro Rivadavia hace 12 años hace esta movida, aunque en los últimos años la decoración se ha ido agrandando y va sumando nuevos detalles, como el buzón para las cartas a Papa Noel en la entrada a su casa.

"Cuando llegué acá a San Rafael vi que había pocas luces para Navidad", dijo en referencia a por qué había iniciado esta tradición.

"Empezamos poniendo luces –señaló- y fuimos agregando cosas y la gente se acercaba. Y hace tres años empezamos a repartir golosinas con Papa Noel, el año pasado pusimos el trineo y este año la estrella y un buzón para la carta de los chicos. Todo en familia, que me ayuda y me apoya; este año creo que van a ser más de 150 chicos", contó en alusión a la cantidad de niños que recibirán sus presentes navideños, que arma en paquetitos junto a su familia.

Para los niños

Jubilado de Prefectura, apenas cinco días después de su retiro se vino a San Rafael, de donde es su mujer y de donde no quiere irse. "Esto es un paraíso", comentó en algún momento de la nota.

Fue claro al remarcar para qué y para quiénes realiza este esfuerzo año a año.

"En definitiva son los chicos quienes lo disfrutan. El espíritu de Navidad es la alegría de los chicos y es dar y servir. La intención es que más gente haga esto, a los mayores les digo que piensen en los niños, que son el futuro de esta Argentina".

Aseguró que "uno para Navidad se pone más bueno y más sensible. He visto gente grande que se pone como niño al repartirle golosinas".

Las cartas

Desde hace un tiempo en la entrada de su casa colocó un buzón (también con luces) donde los chicos del barrio depositan cartas dirigidas a Papa Noel.

Luis, un fiel ayudante de Santa Claus, aseguró que muchos niños en vez de pedir juguetes para ellos piden comida o trabajo para el padre.

"En las cartitas los chicos no piden juguetes, piden comida, trabajo para el padre, es triste".

Su actitud es conocida en parte del barrio y en ocasionales visitantes, como los visitadores mormones que se alegran al verlo hablar con un medio de comunicación.

"Mis vecinos son buena gente", dice con tranquilidad y humildad mientras su familia prepara los mates y su yerno se apresta a poner en el fuego un chivito.

Así, cuando llegue este 24 a la tarde Luis se perderá un rato y aparecerá Papa Noel para repartir los presentes que él y su familia prepararon con paciencia durante días. De repartir un par de decenas de presentes hace pocos años ha pasado ahora a tener más de 150 para distribuir.

Una muestra de cómo un pequeño ejemplo de espíritu festivo puede encender una llama más grande.

Comentarios