Paula Toledo
Lunes 06 de Noviembre de 2017

Nuri Ribotta: "Les pido a los jueces que se pongan en mi lugar"

Hay un nuevo pedido de nulidad en la causa de parte de uno de los acusados. Se envió ADN a analizar.

En la casa ya no suenan Los Redonditos de Ricota. Hace 14 años que la principal fanática de ese grupo en esta familia no puede cantar "Juguetes perdidos" o "Un ángel para tu soledad". Aunque Nuri a veces quiere ver a una figura pequeña dibujando en su atril y escuchando esa música, ya hace mucho que esto no pasa. Es que Paula Toledo, la que hacía esas cosas, fue asesinada, violada y torturada el 31 de octubre de 2003.
Desde aquella noche fatídica a Paula la han "matado" muchas veces más, como muy bien planteó el año pasado el programa Cámara del Crimen de TN en base a la cantidad de errores y frustraciones de la causa. Y ahora, a más de 5.110 días de que Paula se convirtió en un ángel y a Nuri Ribotta le quedó la soledad, es ella la que se ve empujada a su propia muerte sin tener la ansiada justicia. Al menos así siente ella, que estos días, al contrario de otros años, admitió estar cansada de luchar.
"A los jueces les diría que sean más humanos, que se pongan en el lugar de nosotros las víctimas, para Paula no hubo justicia desde el primer momento". Así, y con la voz quebrada en forma permanente, habla hoy Nuri Ribotta (70), mamá de Poli Toledo.
Mientras se realiza una instrucción previa al tercer juicio ordenado el pasado 7 de setiembre de 2016 por la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, el reclamo de justicia sigue vigente y el pasado 31 de octubre un nutrido grupo de personas se manifestó en el centro en reclamo del esclarecimiento de este caso, considerado un símbolo de impunidad y de negligencia judicial en San Rafael.
Y en el proceso previo a este nuevo juicio se siguen sumando las demoras debido, en parte, a los pedidos de nulidad de las defensas de los acusados. "La verdad que estoy cansada, por mi salud, pero esta gente me da aliento y me apoya para seguir, pero en realidad estoy cansada de tantas contrariedades, de tantos palos que nos ponen en la rueda, nadie me da respuesta. Ahora se perdió otra prueba, queda nada más que un paño de sangre y a mí nadie me da respuesta", dijo Nuri.
"Mi abogado –añadió- dice que la fiscal está trabajando bien, que le tiene fe. Las pruebas no se perdieron, las robaron, las sacaron de una sala de secuestro".
Aunque en los primeros meses luego del crimen Nuri, por desconocimiento tal vez, ni siquiera tenía abogado y sólo la providencial aparición de Arturo Juri evitó el naufragio dela causa, con los años y los golpes se ha vuelto más conocedora y es inevitable que critique a la justicia local.
"El Poder Judicial de San Rafael ha quedado muy mal parado. Lo único que espero es justicia y que no le pase a nadie más lo que yo he vivido, llevo una vida, 14 años, es mucho; la gente es la que me da una palmadita para poder seguir, mis hijos, familia, amigos y ustedes los medios que siempre me han apoyado. Donde voy la gente me trata bien porque es más que justo el reclamo que tengo".
Finalmente dejó un mensaje a los jueces, como madre. "Les diría que se pongan en mi lugar, que ellos también tienen hijos, pero parece que los sentimientos no valen para nada, ellos aplican la justicia con prueba y qué pruebas vamos a tener si nos las quitaron una a una ...".

Comentarios