San Rafael
Jueves 06 de Septiembre de 2018

Oficialismo y oposición se cruzaron por la reforma al Código de Faltas

El senador radical Adrián Reche defendió el proyecto oficial para actualizar esta legislación que sanciona las conductas antisociales que no son delitos. Pero su par justicialista Mauricio Sat acusó al oficialismo de no aceptar las reformas que propuso la oposición porque considera que quieren "criminalizar la protesta".

Oficialismo y oposición debaten la reforma al Código Contravencional, conocido comúnmente como Código de Faltas. Este regula las conductas antisociales que no son considerados delitos.

Debido a que de 1965 y la sociedad cambió mucho desde entonces, el gobernador Alfredo Cornejo impulsa una profunda reforma para adaptarlo a los nuevos tiempos. Desde la oposición, aunque están de acuerdo en actualizarlo, argumentan que se busca un código con perfil represivo para "criminalizar" los reclamos sociales.

El proyecto oficial se aprobó en el Senado provincial con los votos oficialistas y uno del Partido Intransigente, y pasó a la Cámara de Diputados. Esto generó un fuerte cruce entre oficialistas y opositores.

El senador Adrián Reche, de Cambia Mendoza, defendió el proyecto aprobado recordando que el Código Contravencional "ha tenido muchas modificaciones desde 1965 que genera que sea obsoleto y no se aplique".

Explicó que se busca ordenarlo y que "además tengamos un procedimiento de fácil acceso al ciudadano común". Detalló que se prevén sanciones como multas, trabajos comunitarios y obligaciones de conductas, entre otras.

El legislador dijo a Canal 6 que "se ha dicho que este código criminaliza la pobreza, pero está muy lejos de eso, porque tenemos la posibilidad de que aquella persona que no pueda afrontar una multa pueda hacer trabajos comunitarios. Porque lo importante es cambiar la conducta de la persona, que entienda que su actuar generó un perjuicio en el derecho y libertad de la otra persona; hay que respetar estas normas de buena convivencia social"

Además, Reche refutó una de las principales críticas a la reforma como es la sanción a los "trapitos". Dijo que no se sancionará la actividad de limpiavidrios, sino el hecho de obligar a aceptar y pagar un servicio que no se quiere.

Desde la oposición, el senador Mauricio Sat, del peronismo, manifestó que "estamos convencidos que era necesario discutir y actualizar el código porque tiene muchos años y han cambiado los hábitos culturales".

Pero acusó al oficialismo de no aceptar las propuestas de su bloque. "De los 178 artículos, propusimos 72 modificaciones, de las cuales solamente se tomaron dos, que en definitiva fue lo que llevó a que no votáramos el código", señaló a Canal 6.

Consideró preocupante que las sanciones no sean parejas porque una persona con mejor poder adquisitivo que comete una falta puede pagar la multa estipulada y quedar exculpado; pero no así alguien de bajos recursos, que sólo puede optar por el trabajo comunitario o una pena de días de arrestos.

También criticó que se sancione el escrache hacia los funcionarios públicos porque puede representar una vuelta a la figura del desacato, aunque le parece positivo que se sancione a los que ataquen a docentes y al personal de salud.

Sat adelantó que "en la Cámara de Diputados la oposición se ha unificado y están intentando modificar estos artículos que consideramos que no son buenos que intentan criminalizar los reclamos y algunos trabajos informales. Creo que en esta cámara se va a poder generar esta discusión".

Comentarios