San Rafael
Lunes 25 de Junio de 2018

Opinión: Detrás de la Tragedia de la Cuesta

Reflexión sobre lo vivido desde el lado periodístico ese día negro en la historia de San Rafael. Cómo fueron esas primeras horas

Hace un año San Rafael vivió lo que fue su peor tragedia vial de la historia, con el vuelco del colectivo que dejó 15 muertos y 21 heridos. Fue un domingo de un frío que duró días. La primera información que recibí a la tarde hablaba de un "accidente en la Cuesta. Varios muertos".

Al poco tiempo la cifra fatal comenzó a ubicarse en cuatro. Se confirmaba que era un siniestro grave. Así, el oficio periodístico hizo que el descanso quedara de lado y activáramos una cobertura que terminaría sorprendiéndonos por la magnitud de la noticia.

Para los propios rescatistas la magnitud fue in crescendo. Lo que encontraron al llegar fue impactante y no se sabía la cantidad de víctimas. Demoró en confirmarse, pero mucho antes ya se sabía que la tragedia era inmensa. En mi caso al poco tiempo ya en el Schestakow en comunicación con radio Nihuil pude confirmar que eran al menos 12 los fallecidos.

Lo vivido en la guardia del Schestakow son escenas que llevaré por siempre. Una mujer que iba a bordo del ómnibus gritaba que no encontraba a su hija. Un equipo de profesionales que se había organizado para ir haciendo el "triage", que es la clasificación primaria de la gravedad de cada paciente. Todo el mundo afuera del hospital tenía prisa. Los familiares y amigos por saber el estado de los suyos, los periodistas por conocer más información.

Mucha gente que se acercó al hospital porque una falsa información que corrió dijo que se pedían donadores de sangre. Por momentos esa parte fue un caos.

El momento más duro fue la llegada de uno de los padres de una de nena muertas Era Roque Arias, papá de Valentina, que al llegar recibió la peor noticia. Su desconsuelo en la playa de estacionamiento del hospital era desgarrador.

Cada vez que paso por la Cuesta de los Terneros y veo esas estrellas amarillas pintadas sobre el asfalto recuerdo ese día triste, un día que San Rafael no debe olvidar y del que hay que aprender.

Comentarios