San Rafael
Domingo 06 de Mayo de 2018

Opinión: En el país de las "maravillas"

Opinión sobre los últimos y eternos vaivenes del acontecer nacional, caracterizado por una suma de problemas tan viejos como serios

Pasan tantas cosas en este país en tan poco tiempo que hablar de una sola en este sintético espacio se hace más utópico que cumplimiento de presupuesto nacional, con pauta de inflación a bordo.
La semana pasada aquí mismo hice referencia al tema dólar, aludiendo al dolor de cabeza que representa en la historia nacional, aunque sin imaginar semejante atención que se llevó el billete verde este jueves y viernes. Somos un chiste (y esto no es exclusividad de ningún gobierno) y eso los inversores lo saben. Un país que cambia pautas inflacionarias, de déficit fiscal, tasas para arriba y para abajo, metas, etc, no puede ser considerado de otra forma. Y nos repetimos en la historia.
En momentos así el tipo de inversores que llega es el que prefiere jugar con estas normas, o mejor dicho, el que prefiere la ausencia de las mismas. El serio, el que elige apostar bajo reglas conocidas y fijas, huye de países como el nuestro. ¿Difícil juzgarlo no?
Mientras todo eso pasa otros, ahora en la oposición, juegan fichas para la tribuna intentando sacar una ley para frenar o anular los (excesivos) tarifazos. Sólo un movimiento político para obligar al presidente a que vete ese embrollo de ley y pague algún costo político. ¿La seriedad de políticas de estado? Bien gracias.
Devaluar, pedir prestado, devaluar, pedir prestado, imprimir pesos en exceso para pagar, devaluar, pedir más prestado. Ese es en resumen la historia nacional de las últimas décadas. Póngale el nombre y color que quiera.
Argentina es, aunque duela (y duele) un país poco serio, una sociedad autocaníbal, porque se devora a sí misma. Una democracia que lejos de perfeccionarse sigue repitiendo errores y creando agujeros.
Macri ha hablado en varias oportunidades del cambio cultural necesario, y es muy cierto ese aspecto, porque más allá de opiniones por ejemplo sobre el tarifazo (excesivo en mi parecer) es cierto que sería bueno vivir en una sociedad que se dé cuenta que legislar para la tribuna es mentir. Sería bueno empezar a ser serios. Buenísimo.

Comentarios