San Rafael
Domingo 28 de Enero de 2018

Opinión: La peligrosa era de la falsa información

Un vistazo a un fenómeno muy actual que repercute en la sociedad y por el que varios gobiernos ya están tomando cartas en el asunto

El modelo comunicacional, de los medios y de la sociedad, ha cambiado en forma drástica. Ya no existe el viejo concepto de emisor-receptor, el mensaje y la audiencia. Hoy existen muchos emisores y ya no hay audiencias, o con suerte pequeñas audiencias fragmentadas.

En medio de todo este caos han tomado protagonismo las "noticias falsas", difundidas por sitios desconocidos, aunque también caen medios más serios. Y quienes caen muy seguido en la trampa de las noticias falsas son los usuarios de las redes sociales, que en la mayoría de los casos, lamentablemente, no se detiene a pensar de dónde proviene la información y la veracidad de la misma.

Pero hay un nicho de las noticias falsas mucho más serio al menos para los Estados y las sociedades organizadas. Se trata de las noticias falsas o campañas de difamación que llevan adelante sofisticados grupos vinculados a algunos gobiernos. El asunto es tan serio que Inglaterra acaba de crear una unidad para combatir el fenómeno de las noticias falsas, según informó el diario "El País" de España. La "unidad de comunicaciones de seguridad nacional" tendrá entre sus objetivos "combatir la desinformación procedente de Estados y otros actores".

En Inglaterra sospechan que grupos rusos influenciaron a la opinión pública en el Brexit, el proceso por el cual se decidió salirse de la Unión Europea. También se sospecha la influencia sobre el proceso catalán de independencia, que aún navega en la incertidumbre. Sin titubeos, la primera ministra Theresa May ha acusado públicamente a Rusia de utilizar las noticias falsas para debilitar las instituciones de Occidente.

El asunto va más allá de los sitios que crean noticias falsas para ganar dinero con los clics de los incautos. En Argentina tuvimos nuestro episodio local de este tema con el submarino ARA San Juan, donde a poco de su desaparición corrió la falsa noticia de que se había encontrado, "pescado podrido" que compraron y vendieron varios medios, algunos serios y otros muy lejos de serlo. En esta era de la información que fluye por múltiples canales, es un asunto que hay que tomar en serio, ya sea los gobiernos, los ciudadanos y los medios.

Comentarios