San Rafael
Miércoles 11 de Abril de 2018

Opinión: No alcanza con la "mano dura" en el tránsito

Las multas son más caras pero sin embargo todos estacionan en doble fila, usan el celular cuando conducen y la alta velocidad se repite en las rutas del Sur

Un verdadero desafío deberá enfrentar el nuevo jefe de la Policía Vial, Iván Bermúdez, con una sociedad que parece no tener cura a la hora de respetar las normas viales: estacionar en doble fila, usar el celular cuando conducen o pisar el acelerador más allá de lo permitido son algunos de los malos ejemplos que se reiteran día a día en el departamento.

Este escenario repetitivo e incomprensible para la razón es la principal batalla que tendrá el funcionario para ordenar el problema vehicular en San Rafael, que tiene el triste promedio de 15 a 20 accidentes diarios.

A la pregunta por la mano dura o la educación vial, la respuesta de Bermúdez fue clara: "las multas son onerosas, la mano dura está pero todavía no hay conciencia colectiva para respetar las normas viales". Esta respuesta demuestra que a pesar de las multas la gente no aprende y sigue arriesgando su vida y la de los demás.

Entonces ¿qué hacer? Quizás la respuesta esté al ir a renovar la licencia de conducir. El puntaje debería ser fundamental para denegar un nuevo carnet. Muchas multas graves o gravísimas no deberían habilitar al conductor a seguir ejerciendo ese rol y así cortar por lo sano.

Somos hijos del rigor pero en esta materia parece que no aprendemos más. Nos ofendemos cuándo se exhiben fotos de personas muertas en accidentes cómo sino quisiéramos ver la realidad; entonces allí nos acordamos de la familia, del dolor y de la pérdida pero al subir al auto después del velorio volvemos a cometer las mismas infracciones.

El debate es amplio pero ya no hay tiempo para seguir hablando. La muerte en las rutas es la principal causa de decesos en el país. Nos horrorizamos con los asesinatos, femicidios o el aborto pero no nos damos cuenta de la cantidad de muertos que se genera con nuestra inconducta vial.

El desafío no lo tiene sólo Bermúdez, sino toda la sociedad. Educación vial sí, mano dura a los infractores también, y al combo le debemos agregar conciencia social para respetar a los demás.

Comentarios