Tránsito
Domingo 07 de Enero de 2018

Opinión: No hay ley que prospere sin control

Opinión que nace de las altas cifras de mortalidad vial que tuvo San Rafael el año que acaba de pasar y la resistencia a los controles que solemos tener

La semana pasada informamos que durante el último año en San Rafael perdieron la vida en siniestros viales (mal llamados accidentes) 45 personas.

Está claro que nuestras calles y rutas que ya no soportan la cantidad de automóviles que circulan, rutas en mal estado o inadecuadas, más conductores que no respetan prácticamente ninguna de las normas de tránsito. Todo esto y otros motivos que sería muy largo enumerar hacen de la situación, a mi entender, un verdadero flagelo.

Quienes luchan desde hace tiempo porque este drama se inserte en la agenda pública ven con buenos ojos las intenciones que surgen de la nueva ley de tránsito, aunque es inevitable, porque vivimos en Argentina, temer que esas buenas intenciones se queden en la fría letra y en demostraciones iniciales. Es que la falta de control es un grave problema nacional arraigado en todos los órdenes. Y sin control no hay ley que prospere.

Estamos tan acostumbrados a estas muertes y a las altas cifras que no nos damos cuenta de la gravedad. En lo personal me di de lleno con esta realidad al leer una nota que contenía las cifras de otras ciudades del mundo, mucho más pobladas que la nuestra. Por ejemplo, Barcelona, en España, tuvo 27 fallecidos en 2015, siendo que tiene más de 1,6 millones de habitantes. San Rafael, con 188 mil habitantes, tuvo 45 muertes el año pasado, 38 en 2016 y hace años fluctúa entre 30 y 40.

La educación vial es importante y ojalá se alcance a implementar este mismo año en las escuelas mendocinas. Es importante que los cambios no se atrasen en su implementación. En la misma línea lo del cuerpo municipal de tránsito, que ayudará a la Policía Vial, aunque este tema seguro traerá mucha cola en San Rafael y está por verse si al año habrá novedades.

Educación vial como materia en las escuelas y siendo realmente penadas con las multas correspondientes las infracciones que se cometen de a miles cada día. Así puede este negro panorama cambiar a futuro, sin olvidad la infraestructura vial que en el sur provincial es antiquísima. Más controles, más recursos para la Policía Vial y menos perdones judiciales para aplicar multas.

Comentarios