San Rafael
Lunes 23 de Abril de 2018

Opinión: Que los buenos no tengan que ir a Suiza

Opinión surgida a raíz de un caso ocurrido en Buenos Aires pero típico en todo el país. Personas que quieren que en este país sólo haya mal educados

Leyendo diarios me encontré con esta nota en Infobae: "Estacionó en la zona de discapacitados y me dijo si querés vivir en un país justo andate a Suiza". Lo que me llamó la atención no fue la infracción, ya que de esos mal educados tenemos millones en el país y de a miles en San Rafael. Me llamaron la atención dos cosas que figuran en el artículo: la mención de Suiza como un lugar mejor y el registro de antecedentes viales de este personaje, que desde hace años acumula multas impagas por motivos variopintos. Y ahí está, manejando, ocupando un lugar reservado para discapacitados y haciéndose el canchero. En síntesis, un modelo de ciudadano de los que hay que combatir si queremos mejorar, no para ser Suiza, sino al menos Chile, Uruguay, Bolivia, en fin, cualquiera, ya que en estos órdenes la mayoría nos supera. Somos especiales, sí, pero no de lo bueno.

El problema de fondo aquí tiene dos enfoques: por un lado que cualquier elemento tiene un carnet de conducir, no hay seriedad a la hora de rendir. Y por otro que el Estado, encargado de hacer valer la igualdad ante la ley a través del derecho y sus normas, sigue siendo ineficiente en esta tarea o hace la vista gorda. No puede ser que alguien con esos antecedentes aún circule en la calle.

En San Rafael hubo un caso público con el conductor del auto que atropelló a Candela Giménez el 29 de octubre de 2016. El hombre antes de casi matar a la joven que aún lucha por recuperarse, tuvo siete actas viales por conducir en estado de ebriedad y varias multas por otro tipo de infracciones viales. En todos los casos se le devolvió el carné de conducir.

No muchos reflexionan sobre esto o no les importa, pero todo es una rueda, una rueda que tiene un eje y es la falta de educación, la mala educación. Esto genera personas sin conocimientos, sin desarrollo intelectual, y esto a su vez deriva en un país así. Suiza nos queda cada vez más lejos. En otro planeta. Lo único bueno en esta persona es que reconoce su discapacidad mental, porque la ignorancia y la mala educación son eso, discapacidades.

Comentarios