Verbo Encarnado
Viernes 14 de Diciembre de 2018

Por orden judicial retiraron más de 20 chicos de los hogares del Verbo Encarnado

Fue tras dos presentaciones que hizo la Dinaf ante la Justicia. Una jueza de Familia ordenó retirar a los chicos por posibles maltratos. Desde la orden religiosa sólo dijeron que la relación con la Dinaf había concluido.

Este viernes por una orden judicial emanada por la Justicia de Familia local, personal de la Dinaf retiró más de 20 chicos que se alojaban en los hogares que pertenecen al Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, vinculado a la congregración del Verbo Encarnado.

El procedimiento surgió luego de dos presentaciones judiciales que hizo la Dinaf en el fuero penal y en el de Familia por probable maltratos contra los menores que vivían en los hogares.
La investigación apunta al hogar "Santa Gianna Beretta Molla", ubicado en calle Quiroga, en el distrito de Rama Caída. La presentación judicial se hizo luego de algunos testimonios que le dieron los niños a los operadores de la Dinaf que mensualmente realizan controles en cada uno de los hogares.
Aparentemente los chicos habrían denunciado una serie de maltratos que originaron la denuncia en la Justicia.
En este contexto, este viernes desde la Justicia de Familia se libraron los oficios a cada uno de los hogares que dependen de esta orden religiosa para que los chicos fueran retirados por personal de la Dinaf.
Después de las 15 comenzaron los operativos en al menos cuatro de los hogares de esta orden. En el Santa Gianna se retiraron a 16 menores y del resto por lo menos a 10 más.
Fuentes judiciales confirmaron que "primero se le dio intervención a la Justicia de Familia para proteger el derecho de los niños y evitar cualquier vulneración". Luego vendrá la investigación penal.
Los chicos fueron reacomodados en distintos hogares que posee la Dinaf en el sur mendocino.
En respuesta a lo solicitado por la Justicia, una de las monjas que cumple su servicio en el Santa Gianna leyó a UNO San Rafael un comunicado oficial de las autoridades del hogar.
En el mismo el instituto señala que por profundas diferencias con la Dinaf, y luego de varios años de trabajar para el Estado, se resolvió discontinuar el convenio que los unía.
La orden lamentó la decisión de retirar a los chicos y señaló que "existía un vínculo de afecto entre las hermanas y los niños que ahora sufrirán un nuevo desarraigo".
En ningún momento desde la orden religiosa reconocieron una medida judicial o denuncias por malos tratos.

Comentarios