Verbo Encarnado
Miércoles 19 de Diciembre de 2018

Posible retorno a hogares, sólo con controles y sin las 4 monjas maltratadoras

La ministra de Desarrollo Social, Elisabeth Crescitelli, dijo en San Rafael que esas condiciones son innegociables. Además reveló que el alerta sobre los malos tratos a los chicos llegó por dos vías: una denuncia anónima y el Registró de Adopciones.

La ministra de Desarrollo Social, Elisabeth Crescitelli, dejó la puerta abierta a un posible retorno de los chicos retirados de los hogares del Verbo Encarnado, pero bajo dos condiciones innegociables: que permiten controles periódicos de la Dinaf y que no retornen las cuatro monjas señaladas por los niños como maltratadoras. Lo dejó claro en una reunión que mantuvo este martes en San Rafael con las autoridades de esos hogares.

Además, dijo que si es necesario propondrá acordar un nuevo convenio que sea más específico en lo referido a los controles, ya que es fundamental que la Dinaf pueda realizar sin condicionamientos las "escuchas activas", que básicamente es oír en forma periódica lo que tienen que decir los niños ante profesionales preparados para ello.

En la reunión, añadió Crescitelli, "me dijeron que estas cuatro hermanas no están más en la institución, están separadas, no están en el hogar y el padre Javier me manifestó que quiere que nosotros reintegremos los niños al hogar".

La funcionaria explicó que un convenio implica derechos y obligaciones, donde el Estado paga por la estadía de los chicos y tiene poder de contralor.

Negó que haya habido atrasos en el pago a los hogares y aseguró que está cancelado el mes de octubre. Recordó que por una cuestión administrativa el Estado hace sus erogaciones entre los 45 y 60 días, por lo que considera que están dentro de los plazos normales.

El origen de la investigación

La Dinaf radicó una denuncia penal para que la Justicia determine si hubo algún tipo de delito, independientemente de la actuación administrativa que se lleva adelante.

La ministra reveló que todo comenzó con una denuncia anónima que recibieron a fines de noviembre que refería "algunos maltratos físicos de niños" alojados en estos hogares. También recibieron una advertencia del Registro Único de Adopción (RUA), que se enteró de esa situación en una "escucha activa" a un chico que estaba en proceso de adopción.

A partir de ahí la directora de la Dinaf, Viviana Barone y su equipo se reunieron en San Rafael con las autoridades de los hogares y pusieron como como condición que separaran a las cuatro monjas señaladas y que les permitieran hablar con los chicos sin condicionamientos.

Crescitelli indicó que en cuatro días las profesionales alcanzaron a escuchar a 13 chicos, pero al quinto día las autoridades de los hogares notificaron en forma unilateral a la Dinaf que rescindían el convenio, pese a que éste establece un mecanismo de desvinculación con pasos a cumplir.

Al recibir la nota, agregó la funcionaria, pidieron a una jueza de Familia la autorización para recuperar la guarda de los 29 chicos bajo tutela de la Dinaf que estaban alojados en esos hogares, lo que se concretó el viernes pasado.

"Esto es un problema puntual de cuatro personas que pedimos que no estuvieran y no tenemos que poner en la bolsa a toda la congregación, que debe haber muchas personas que se dedican a darle contención y amor a estas criaturas", intentó conciliar la ministra.

Comentarios