Violencia de género
Jueves 30 de Noviembre de 2017

Prometieron para 2018 un refugio para víctimas de violencia de género

El Área de la Mujer del Municipio solicitó más subsidios a la Provincia para alquilar y mantener una casa. Silvina Anfuso, del área de Género y Diversidad, aseguró financiamiento para que se pueda concretar la petición

La directora del Área de Género y Diversidad de la provincia aseguró que en 2018 San Rafael tendrá un refugio para mujeres víctimas de violencia de género.

Es que el Área de la Mujer del Municipio, a cargo de Nadia Márquez, solicitó formalmente un aumento en los subsidios para alquilar y mantener una casa acorde a las necesidades de las víctimas y sus hijos.

La funcionaria provincial se llevó una carpeta con el pedido y en diálogo con UNO de San Rafael aseguró que "será contemplado y en 2018 el Sur tendrá un refugio".

En la actualidad el Municipio tiene en su sede dos ambientes destinados para estos casos y sale alquilar habitaciones de hotel para contener a las víctimas.

La idea es incrementar los aportes actuales y que el Municipio salga a buscar una casa. El equipamiento y el mantenimiento estará a cargo de la Provincia, pero la administración será responsabilidad del Municipio.

"Esta es una deuda que tenemos con el Sur mendocino y espero que en 2018 la podamos saldar. El área local ha trabajado muy bien la temática", dijo la funcionaria provincial.

Visibilidad

El jueves hubo una capacitación especial a policías promovida por la diputada María José Sanz, a la que asistió Silvina Anfuso como directora del Área de Diversidad y Género.

La funcionaria explicó que "tenemos un fuerte compromiso de la autoridades policiales y del Ministerio Público Fiscal para el abordaje de este tema que es un flagelo social" y agregó que "la violencia de género es un delito que se puede combatir siempre y cuando el varón acepte corregir sus comportamientos".

En ese sentido, destacó que "en los últimos años se ha visibilizado el tema y el gobierno de Cornejo ha dejado en claro su postura en el combate contra la violencia de género".

En este marco mencionó que "tenemos que entender que este tipo de delitos son graves y que merecen una mirada distinta, una escucha diferente que protejan a la víctima y que ayuden al varón a cambiar su proceder".

Añadió que "este cambio cultural de una sociedad machista y patriarcal se debe dar también en todos los ámbitos, no sólo en seguridad, también en salud, justicia y en las escuelas".

Dejó en claro que "tenemos que mejorar en el seguimiento de los casos para que se tomen medidas acordes a cada situación en particular" y recordó que "los tratamientos son exitosos sólo si el victimario quiere cambiar, de lo contrario hay que poner medidas punitivas para evitar riesgos mayores".

En cuanto a la reincidencia en los casos, señaló que "a veces el sistema patriarcal se recicla y la violencia se vuelve a repetir, por eso cuando un hombre no respeta una decisión judicial de no acercarse a una mujer está cometiendo un delito y eso hay que entenderlo de una vez por todas porque está en riesgo la vida de una persona".

También habló de algunos beneficios que obtienen los agresores como las prisiones domiciliarias y objetó que "se las otorga sin un tratamiento adicional contra la violencia porque una amenaza o un golpe se considera un delito menor y no se tiene en cuenta el grado de obsesión que pueda tener el victimario".

Por último destacó que "en 2017 bajó la tasa de femicidios en Mendoza, cuando en 2016 tuvimos 19 mujeres muertas, este año la cifra descendió a 5" y agregó que "vamos a seguir insistiendo para lograr la tasa cero en muertes y que desciendan los hechos de violencia".

"Los jueces tienen que escuchar historias"

Para Silvina Anfuso una de las deficiencias de los jueces, sobre todo los de familia, "es escuchar los hechos y no las historias de vida". Es que según la funcionaria, "después de una medida de no acercamiento no existe un diálogo con la víctima y el victimario para saber si hubo cambios en la relación entre ambos".

En ese sentido señaló que "todavía falta un compromiso de los jueces en ese aspecto y creo que si no escuchan historias van a fallar sin justicia".

En este aspecto ratificó la necesidad de "más diálogo después de tomar medidas de protección para saber si esto se puede repetir o si el varón ya comprendió la situación".

Sin embargo destacó el trabajo del Ministerio Público Fiscal que con las modificaciones que se introdujo en el Código Procesal Penal "se han acelerado las medidas de protección hacia la mujer".

Para la funcionaria "hay muchas cosas que se deben ajustar para entender la perspectiva de género y conseguir el respeto que merecen las mujeres" y agregó que "en la Justicia existe alguna resistencia a no visualizar la magnitud de este fenómeno de violencia, que es fiel reflejo de una educación machista y patriarcal".

La presión ahora está en el Ministerio Público Fiscal pero con el tiempo, dijo Anfuso, "debemos mejorar en el seguimiento de los casos".

Número

Un total de 89 denuncias por violencia de género se radicaron en octubre en San Rafael. En tanto que en Malargüe hubo 11 y en General Alvear 13.

Comentarios