Local
Lunes 14 de Mayo de 2018

Reforma judicial: los jueces resuelven más casos y más rápido

La última reforma que eliminó el "papeleo" en la justicia penal aceleró aún más la resolución de los casos. También liberó a los jueces de las tareas administrativas para que se dediquen sólo a juzgar

La última reforma judicial que liberó a los jueces penales de las tareas administrativas, estableció un proceso totalmente oral y digitalizó el tramitado de las causas, aceleró aún más la resolución de los delitos en la Justicia local

Estos resultados se notaron con la puesta en vigencia del nuevo sistema denominado "Fuero Penal Colegiado", ya que en febrero se realizaron 78 audiencias orales y treparon a 140 en abril.

Aunque en el Sur mendocino las audiencias comenzaron a implementarse en setiembre de 2016 para resolver las prisiones preventivas, ahora cada decisión de los jueces penales se resuelve en forma oral y pública, a la que puede asistir cualquier vecino, salvo en casos excepcionales donde es necesario resguardar a las víctimas, como en los abusos sexuales a menores de edad.

El Fuero Penal Colegiado comenzó a aplicarse localmente el 1 de marzo pasado y una de sus cambios centrales fue la creación de una Oficina de Gestión de Audiencias Penales (OGAP), dividida en varias unidades, para que se encargue de las tareas administrativas y gestione la agencia de audiencias orales de los jueces mediante un sistema informático al que pueden consultar jueces, fiscales, defensores oficiales y querellantes (abogados particulares que representan a las víctimas). También el público en general a través del portal web del Poder Judicial (www.jus.mendoza.gov.ar).

"Entran los pedidos por un sistema informático y se asigna a un juez un caso, se fija la audiencia, se carga en el sistema, se notifica a las partes y el día de la audiencia entra el juez a la sala y resuelve esa causa puntual", explicó María Alejandra Martín, administradora de la OGAP de primera instancia.

Juzgado múltiple

Otra modificación fundamental es que se agruparon todos los jueces penales en un "Juzgado Penal Colegiado".

En el caso de San Rafael, los que eran jueces de garantías (Pablo Peñasco y Gabriel Ravagnani) fueron agrupados con sus colegas correccionales (Claudio Gil y María Laura Vera) en un juzgado de competencia múltiple, ya que ahora todos pueden resolver todos los casos penales (homicidios, asaltos, violaciones y otros), causas correccionales (muertos o lesionados en accidentes viales y delitos con penas menores a tres años), y de ejecución penal (libertades definitivas o condicionales de los presos y todo lo relacionado al cumplimiento de la pena).

Esto amplía la disponibilidad de jueces para resolver los pedidos de los fiscales, que desde la puesta en vigencia del nuevo Código Procesal Penal en el Sur (agosto de 2017) se encargan de dirigir las investigaciones judiciales. Esto acelera la toma de decisiones y permite que si alguno se ausenta por enfermedad o cualquier otra contingencia, haya otros disponibles.

"El juez se ve liberado de todo lo que tiene que ver con la administración y gestión de la causa para concentrarse exclusivamente en la decisión judicial. Y todo lo relacionado con la organización del trámite y de las audiencias queda en manos del personal, que salieron de los mismos juzgados y pasaron a formar parte de la OGAP", destacó el delegado Sur de la Suprema Corte provincial, Darío Bermejo.

"Esto viene de la mano de la oralidad como un eje central, lo que antes se resolvía en cuatro o cinco meses por el sistema escrito, hoy se resuelve en una audiencia de 30 minutos. Además, todo se graba en video", añadió el funcionario.

La misma reforma de gestión se aplica desde este lunes en los tribunales que realizan los juicios, por lo que la Primera Cámara del Crimen (Ariel Hernández, Julio Bittar y Rodolfo Luque) se fusiona con la Segunda Cámara (Jorge Yapur, María Eugenia Laigle y Néstor Murcia) en el único "Tribunal Penal Colegiado", integrado por los seis magistrados.

Ellos también son liberados de las tareas administrativas, que pasan a ser gestionadas por una OGAP integrada por todos los funcionarios y empleados de ambas cámaras del Crimen.

Cerca

Antes todo lo referido a los presos lo resolvían dos jueces de ejecución penal de Mendoza, con la demora que significaba. Ahora lo decide en el día el juzgado Penal Colegiado local.

Jueza Laura Vera: "Se tiende a 'despapelizar' y acelerar los plazos"

"Creo que los resultados son buenos, al menos por lo que estoy viendo", opinó sobre el nuevo sistema María Laura Vera, ex jueza correccional que ahora integra el Juzgado Penal Colegiado. Según su experiencia, "después de la primera semana y media fluía todo con bastante normalidad a pesar de transitar una etapa tan nueva. Me hubiera gustado que en esta modalidad se emplearan más recursos, pero es la historia de la vida, los recursos siempre son escasos".

De todos modos, "yo celebro este cambio, creo que en un sistema republicano las audiencias tienen que ser totalmente transparentes, es lo que aspiramos ahora. Deben ser públicas, el juez debe tener contacto de manera directa no sólo con el imputado, también con la víctima y los testigos". Con respecto el sistema anterior, dijo que "hay una mayor tasa de resolución de causas, yo por mañana tengo unas cuatro audiencias, a veces más. Hay un bajo índice de fracaso".

Consideró que se ha vuelto más flexible y ejemplificó con un caso reciente de una persona requerida en San Rafael que fue detenida en Mendoza. La audiencia para resolver su situación judicial se hizo mediante una videoconferencia con la cárcel de Mendoza. "Antes eso era impensable. Se tiende a desburocratizar, 'despapelizar' y acelerar los plazos, siempre resguardando la tutela judicial de la víctima y los derechos del imputado".

Comentarios