San Rafael
Lunes 25 de Junio de 2018

Tragedia de la Cuesta: los médicos de guardia evocaron lo vivido y las marcas que les dejó

Varios de los profesionales que intervinieron en el operativo de emergencia recordaron esa jornada. En todos la magnitud del siniestro los dejó marcados. Destacaron el trabajo en equipo. Quince personas murieron

Ese domingo 25 de junio de 2017 que se convirtió en la jornada más triste de la historia vial de San Rafael, unos 50 profesionales llegaron a estar en la guardia del Hospital Schestakow. Incluso hubo algunos ya jubilados que fueron a ofrecer su ayuda.

El vuelco del colectivo con el contingente de estudiantes y bailarines de Buenos Aires se produjo porque el conductor bajó a una velocidad casi tres veces de la permitida en ese tramo, con frenos que no respondían adecuadamente, se encontró con un auto (el Renault 12 rojo manejado por un matrimonio de personas mayores) que transitaba a la velocidad reglamentaria, hizo una maniobra para evitar chocarlo, al sobrepasarlo intentó volver a su carril, chocó contra un cerro y terminó volcando. El resultado final fue 15 personas muertas y 21 heridas.

Al poco tiempo en el hospital se activó el protocolo de emergencia que tantas veces fue una teoría y de repente estaba sucediendo.

"Lo recuerdo como un día muy triste, recuerdo la llamada, que por un momento me pareció increíble, alguna vez planteamos en el comité de emergencia que teníamos que estar preparado para una catástrofe así. Fue de llamar a unos pocos y tener a todos acá; un día que nos marcó y nos enseñó. A mí me hizo confirmar el gran trabajo de la gente del hospital", contó a Canal 6 Virginia Bravo, jefa de la Guardia del Schestakow.

Por su parte Ricardo Mangiaterra, médico de la Guardia, además de recordar ese día quiso dejar un mensaje sobre el flagelo vial de San Rafael desde lo que vive a diario en el nosocomio. "Hay que poner el ojo en todo lo que son accidentes, en los politraumatizados, recibimos una cantidad impresionante de accidentados en moto y auto; en la guardia todos los días hay politraumatizados por accidentes, hay días que hay 15 o 20, no sé cómo pero se va tener que hacer algo en la ciudad para corregir esto".

Como traumatólogo, Diego Sosa tuvo mucho trabajo esas horas. "Primero no se sabía bien la magnitud del accidente, nunca uno espera un accidente de este tipo, cuando íbamos llegando veíamos cómo venía el movimiento; nos íbamos organizando y supimos mantener una calma dentro de la tempestad de la tormenta".

Desde la cercanía que como enfermero se tiene con los pacientes, Mario Pardo dijo que "la guardia es uno de los puntos donde uno se choca con todos los miedos que uno pueda llegar a tener en enfermería. Y cada situación que uno vive hace que esos miedos se pierdan. Fue un impacto importante para nosotros y nos deja un tiempo donde nos cuesta recuperarnos como persona".

Textuales médicos.jpg

Comentarios