San Rafael
Lunes 25 de Febrero de 2019

Vecinos salieron a defender al comerciante que "le metió bala" a un ladrón

Fue este lunes al mediodía frente al autoservicio donde ocurrió el robo. Reclamaron seguridad y la instalación de cámaras de video.

Un numeroso grupo de vecinos de Las Paredes salió a respaldar a Daniel Zurita y sus hijos luego del hecho sucedido el sábado cuando persiguieron un ladrón y uno de ellos le disparó.

Es que indignados por la inseguridad que reina en la zona vinculada con la droga y el robo a viviendas, los vecinos se reunieron frente al autoservicio de la familia Zurita para expresarles su apoyo y reclamar seguridad en la zona.
En este contexto se supo que durante el robo al autoservicio, el ladrón gatilló dos veces su escopeta contra uno de los hijos de Zurita y por suerte el arma no funcionó. Lo mismo hizo cuando escapaba por Sardini hacia el norte y apuntó el arma contra los Zurita que lo perseguían en su vehículo.
Después de esta tercer amenaza, fue uno de los hijos del comerciante el que usó un rifle calibre 22 para atacar al delincuente que terminó internado en el Schestakow.
En este escenario, tres de los vecinos que se solidarizaron con la familia, que hace 36 años está radicada en esa zona de Las Paredes, mencionaron la necesidad de "tener más seguridad y pidieron cámaras de video".
Ellos dijeron que "lo que sucedió nos causó conmoción, estamos consternados por este hecho que podría haber sido una tragedia" y agregaron que "nos estamos juntando para organizarnos porque nos tenemos que cuidar, somos gente de bien y por acá hay unos pocos que se dedican a delinquir. Le pedimos a la Policía que nos ayude y a los jueces que hagan bien su trabajo".
Lo cierto es que el hecho del sábado sorprendió a todos por la violencia que ejerció el ladrón y porque caminó un kilómetro con una escopeta en la mano.
"Así como hacen controles viales a cada rato también necesitamos que hagan lo mismo para prevenir el delito. Acá la droga es uno de los flagelos más grandes", dijo otro de los vecinos.
Entre la gente estaba el comerciante visiblemente consternado. El hombre no quiso hacer declaraciones por consejo de los policías y amigos.
Su esposa y los hijos quedaron adentro del comercio. El más chico, al que le apuntaron con una escopeta, sigue asustado y muerto de miedo. Por lo bajo confió que "no puedo dormir, sigo pensando en lo que pudo haber pasado".
Más detalles del robo
El delincuente que "visitó" este sábado a los Zurita ya había ido a comprar, por la mañana, mercadería a esa despensa. Luego al mediodía regresó solo y nadie sospechó que iba suceder.
Apenas ingresó al local ubicado en Hipólito Yrigoyen al 11.000, mostró la escopeta y le pidió el dinero a uo de los hijos de Daniel Zurita. Le apuntó y también le exigió la entrega de carne.
Una vez que le dieron una bolsa con algunos cortes, el delincuente retrocedió, gatilló el arma y trastabilló porque se llevo por delante un pack de bebidas. El error permitió que el joven escapara en búsqueda de su padre que estaba en el interior de su vivienda, lindera al local comercial.
El hermano de 24 años acompañó a su papá y llevó el arma que luego utilizó para dispararle al ladrón. Lo persiguieron al menos unos 300 metros por Sardini hacia el norte.
En la corrida, el delincuente volvió a amenazar a los Zurita y los apuntó con el arma. Otra vez gatilló pero la bala no salió, la respuesta fue un disparo que le ingresó por la cadera.
El proyectil se alojó en la cuarta vértebra de la columna y fue sometido sin éxito a dos operaciones. Es que los médicos no pudieron extraer el proyectil calibre 22.
Este no habría sido el único hecho de violencia que protagonizó este delincuente durante la mañana del sábado. También amenazó a una mujer que vende tortas fritas en la vía pública y. según los vecinos, "habría querido robarle un ternero a otro propietario de la zona".
Aparentemente este hombre que ahora está internado habría pasado toda la noche junto a su hermana en la casa de un vecino. Los investigadores sospechan que habrían consumido alcohol y drogas.
La investigación judicial quedó en manos del fiscal Javier Giaroli, que ordenó una serie de pericias para determinar la carátula de la misma.
Habrá que ver si el fiscal considera que hubo exceso en la legítima defensa y esees un tema que preocupa a los Zurita, que han iniciado gestiones para contratar un abogado.

Comentarios