34 cóndores
Viernes 13 de Abril de 2018

Liberaron a los dos imputados por la matanza de cóndores

Por el tiempo que llevaban detenidos, los puesteros lograron la libertad en una audiencia en la Justicia de Garantías.

La polémica causa de la matanza masiva de cóndores en Malargüe hace algunos meses, tuvo una novedad significativa en las últimas horas y se trata de la liberación de los dos puesteros acusados. Si bien estaban con prisión domiciliaria ahora quedan en libertad, más allá de que seguirán vinculados e imputados en la investigación.

Nibaldo Baigorria (62) y Ramón Rojas (67) están imputados por el delito de daño agravado por uso de sustancia venenosa e infracción a la Ley de Fauna por depredación de fauna silvestre mediante medio prohibido. El primero de ellos es encargado del campo en donde se detectaron los animales muertos y fue detenido en un allanamiento. El otro implicado se entregó días después.

Los sospechosos gozaban de prisión domiciliaria por su edad y por cuestiones de salud. Sin embargo, sus abogados encontraron un resquicio del Código Penal y obtuvieron la liberación.

El delito por el que se los acusa tiene penas de 4 meses a 3 años, y la ley indica que quien haya cumplido el mínimo de la eventual condena en prisión preventiva (antes de ir a juicio), puede quedar libre. Rojas y Baigorria estaban cerca de llegar a ese plazo, y además se evaluó que estando libres no entorpecerían la investigación ni la producción de pruebas.

En este contexto, la Justicia de Garantías les otorgó la libertad, aunque bajo ciertas condiciones y con controles de la policía en sus campos. Ambos siguen imputados.

A la pesquisa le quedan sólo algunos informes para finalizar. Se trata de muestras que fueron enviadas al laboratorio del INTI (Instituto, Nacional de Tecnología e Industria) y del Cuerpo Médico Forense. Completado esto, la causa será elevada a juicio.

De todas maneras, se espera que esto encuentre resistencia en los abogados defensores, quienes pretenderán que sus clientes no lleguen al debate. Más allá de las mínimas condenas que puedan arriesgar y que serían excarcelables, lo que Rojas y Baigorria querrán evitar es la multa económica que impone la Ley de Fauna para quien resulte culpable de este tipos de hechos. En este caso, la muerte de cada cóndor significa el pago de 225.000 pesos, lo que derivaría en una suma millonaria.

El hallazgo de los cadáveres de 34 cóndores, un puma y un chingolo, fue en enero pasado en un puesto ubicado en la localidad de Los Molles, Malargüe, del cual Baigorria era el encargado, situación que lo complica en el expediente. Los dueños de esas 240.000 hectáreas son el grupo anglomalayo Walbrook.

Los investigadores presumen que los puesteros usaron carbofurano, un pesticida sumamente tóxico, con el que envenenaron a las ovejas para usarlas como una especie de carnada para matar a los zorros y pumas que las atacan. Los cóndores, al ser animales de carroña, se habrían envenenado con los restos de estos animales muertos. El veneno habría sido comprado en San Rafael.

A Rojas lo involucra que era el dueño de las ovejas que se usaron para atraer a los otros animales.

En un momento se especuló con la intervención de una tercera persona, familiar de uno de los imputados, pero las pruebas obtenidas no alcanzaron para incluirlo en el expediente.

Fuente: Diario UNO de Mendoza